martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Internacionales
14 | 07 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

España sigue sin conocer a su nuevo presidente

0
Comentarios


El jefe de gobierno saliente y ganador de las últimas legislativas, Mariano Rajoy, recibió el revés del socialismo a poco más de dos semanas de las segundas elecciones del país que transita su séptimo mes de incertidumbre.

España sigue sin conocer a su nuevo presidente
Foto:

El jefe de gobierno saliente, el conservador Mariano Rajoy, culminó ayer una primera ronda de contactos para formar un nuevo ejecutivo sin haber sumado ni un aliado, cuando España ya entró en su séptimo mes de bloqueo político.

"Dieciséis días después de haberse celebrado los comicios (...) Rajoy no ha cosechado aún ni tan siquiera un escaño más a los 137 que le dieron los votantes", resumió en rueda de prensa el líder del partido socialista PSOE, Pedro Sánchez.

Efectivamente, el Partido Popular de Rajoy ganó las legislativas del 26 de junio, cuando aumentó sus escaños a 137 de los 350 diputados de la Cámara Baja, pero lejos de la mayoría necesaria para gobernar en solitario.

Desde entonces, el jefe de gobierno saliente, en el poder desde 2011, ha mantenido una serie contactos con los partidos rivales, hasta los momentos infructuosos.

El PSOE, la segunda fuerza que con sus 85 escaños puede ser determinante para bloquear una investidura o permitirla con una abstención, ya dijo "no" a Rajoy. La negativa también la obtuvo de la coalición de izquierda radical Unidos Podemos (71).

El partido liberal de centro Ciudadanos, con 32 diputados, mostró su disposición a abstenerse en una votación de investidura, aunque esto sería insuficiente si Rajoy no consigue apoyos adicionales.

Las pequeñas formaciones regionales conservadoras del País Vasco y Cataluña, le han dado la espalda, tras años de enfrentamientos con Rajoy, a quien acusan de hacer caso omiso a las aspiraciones de sus regiones.

Largo interinato

España se ha mantenido con un gobierno en funciones desde las legislativas de diciembre de 2015, que resultaron en un parlamento muy fragmentado, incapaz de formar alianzas.

Los españoles volvieron a las urnas el 26 de junio, sin que la correlación de fuerzas cambiara demasiado.

El PP no obstante reivindica haber salido reforzado y haber obtenido 52 diputados más que el PSOE, lo que le conferiría legitimidad para encabezar un gobierno.

"Si Rajoy se va, tenemos gobierno mañana", bromeó a la AFP un alto dirigente socialista.

El rechazo socialista forma parte de una "liturgia política", dicen de su lado personas cercanas al presidente, que esperan que el PSOE cambie su posición.

Ayer Sánchez fue menos categórico que antes, al ser interrogado sobre si los socialistas pudieran abstenerse si Rajoy consigue otros aliados.

"El partido socialista estará en la solución", garantizó. "Hay que respetar los tiempos y los plazos", dijo, sin abundar.

Mientras, Rajoy entregó a los otros partidos un programa de gobierno, una "propuesta moderada" que podría servir de base para continuar el diálogo y llegar "a pactos", según dijo en rueda de prensa.

El texto parece abrir la puerta a ciertas reformas exigidas por la izquierda y por Ciudadanos, como en el sector educativo, en lucha contra la corrupción o en materia fiscal.

      Embed

Comentarios Facebook