sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
17 | 07 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Una herida que se agranda por la injusticia y la impunidad

Néstor Llido
0
Comentarios
Por Néstor Llido


Hace quince años, Florencia Ramírez tenía apenas 6. Estaba en su casa y fue alcanzada por el balazo letal de un policía que perseguía a ladrones. Pese a la incesante lucha de su familia, la causa prescribió.

Una herida que se agranda por la injusticia y la impunidad
Foto:

Pasó un nuevo aniversario, van quince ya, con la misma sensación de injusticia e impunidad. Y la indignación de saber que su asesino nunca pagó por su culpa y encima fue ascendiendo en la Policía bonaerense, hasta que lo nombraron como jefe de una comisaría. A pesar de todas las pruebas en su contra, primero lo absolvieron, luego de muchos años de reclamo se decidió que no correspondía la legítima defensa, pero dejaron que la causa prescribiera. Hoy está libre y nosotros con el dolor de haber perdido a la nena".

El paso del tiempo no cura las heridas de Antonio, el papá de Florencia Alejandra Ramírez, quien tenía apenas 6 años, cuando estaba en su casa de Villa Loyola en el partido de San Martín mirando la televisión y recibió un balazo en la cabeza disparado por el arma reglamentaria del entonces oficial inspector Marcelo Daniel Pérez, quien en plena tarde del 11 de julio de 2001 perseguía a tres ladrones por las calles del barrio, abriendo fuego sin medir las consecuencias.

La nena quedó herida de gravedad, con diagnóstico de "muerte cerebral" y pese a los esfuerzos de los médicos por salvarle la vida, falleció 48 horas más tarde. A partir de ese momento, casi sin poder hacer el duelo, Antonio Ramírez y su esposa Angélica iniciaron un camino de demanda de justicia que estuvo plagado de obstáculos, hasta llegar a un final tan indeseado como previsible ante el cúmulo de irregularidades que se registraron en la investigación del caso. Hoy el homicida de Florencia no solo goza de libertad, luego de estar procesado sin haber pasado un solo día preso, sino que es un encumbrado funcionario de la Policía bonaerense y hasta llegó a ser designado como titular de la comisaría 1ª de Zárate.

      Embed

"En septiembre de 2013, se dictó el sobreseimiento de Pérez por haberse extinguido la acción penal por prescripción y ya no tenemos más instancias de apelación. Por eso, sólo nos queda seguir luchando para que deje de ser policía, ya que sigue prestando servicios con total impunidad e inclusive, en poco tiempo, lo fueron ascendiendo. Estuvo en una comisaría de Marcos Paz y siempre lo denunciamos, recurriendo a la secretaría de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, hasta que lo nombraron como jefe en Zárate y allí lo escracharon por sus antecedentes de gatillo fácil", precisó Antonio Ramírez, en diálogo con DIARIO POPULAR.

Los recuerdos de aquella trágica jornada se mantienen frescos en la memoria de los padres de la niña y de sus hermanas, la más chica nació dos meses después. "Florencia estaba mirando la tele, empezaron los tiros y de repente, cayó ensangrentada, con la cabeza destrozada. En medio de los gritos pidiendo ayuda, Pérez entró a mi casa, tirando la puerta abajo y ni siquiera pidió una ambulancia, por la radio solo decía que le mandaran refuerzos. Y cuando vio lo que hizo, le tiró dos tiros al auto en que andaba, para simular un enfrentamiento", rememoró el hombre, quien recordó que "las pericias fueron contundentes. Fue el que disparó y cuando se hizo el juicio, cuatro años más tarde, el fiscal apenas pidió tres años de prisión, pero el Tribunal Oral Criminal Nº 3 de San Martín lo terminó absolviendo, al considerar que actuó en legítima defensa".

El fallo fue recurrido y tuvieron que pasar tres para que la Sala III de la Cámara de Casación Penal bonaerense ordenara que se abra una nueva instancia, al considerar que el oficial inspector Pérez "actuó con impericia" y ordenó una "sentencia condenatoria". Los abogados del imputado apelaron a la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires donde el expediente quedó "cajoneado", hasta que operó su prescripción.

"Parece increíble que ese procedimiento, plagado de irregularidades, no tuviera una condena y que luego, cuando los camaristas dispusieron que se investigara y que había sido responsable del asesinato de Florencia, que no correspondía la legítima defensa, a nadie le importó nada. Además, ni bien prescribió la causa, fue consiguiendo nombramientos en la Policía bonaerense, sin que se repare en sus antecedentes, mientras seguía trabajando en la fuerza. Ahora, nos vamos enterando por comentarios que de Marcos Paz pasó a una comisaría de Zárate como jefe y habrá que ver cual es su nuevo destino", concluyó Antonio Ramírez.

  Embed
      Embed

Comentarios Facebook