miércoles 7.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
19 | 07 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Salir de víctimas, clave para hijos de madres asesinadas

0
Comentarios


La diversidad y complejidad de las distintas situaciones que envuelven a esos niños y adolescentes abarca desde la instancia previa, al hecho dramático de los femicidios. Las opiniones.

Salir de víctimas, clave para hijos de madres asesinadas
Foto:

En los últimos ocho años, 2.518 chicos quedaron sin madre, al transformarse en 'víctimas colaterales' de un femicidio y de ellos, 1.617 son menores de edad, según el reciente informe elaborada por la asociación La Casa del Encuentro.

La diversidad y complejidad de las distintas situaciones que envuelven a esos niños y adolescentes abarca desde la instancia previa, en general atravesada por la violencia, al hecho dramático del asesinato y las circunstancias posteriores en las que algunos continúan bajo el mismo techo que el padre femicida o viven con algún familiar o son separados de sus hermanos porque no tienen el mismo padre, o no hay nadie que se ocupe de ellos y terminan en una institución.

'No creo que se pueda generalizar, es caso por caso, historia por historia, y hay situaciones más traumáticas que otras. También el trauma depende de como se lo viva, quien cría a ese niño después, en que momento de su historia se produce', aseguró la psicopedagoga y psicoanalista Mariana Mazzur, del Centro de Salud Mental de La Matanza "Doctor Mario Tizminezky".

Por su parte Florencia Vavassori, coordinadora de psicólogas y trabajadoras sociales de la Casa del Encuentro, precisó que los efectos psíquicos en los hijos de esa madre asesinada 'son bastante desoladores'.

Problemas físicos, emocionales, cognitivos, de conducta, alteraciones en el sueño y alimentación, retraso en habilidades motoras, retraso en el crecimiento, ansiedad, ira, depresión, baja autoestima, afectación en el rendimiento escolar, déficits en habilidades sociales, agresividad, déficit de atención, consumo de drogas, son algunos de esos efectos que viven niños marcados por la violencia directa, expresó la especialista.


      Embed

'Cuando ocurre un femicidio, todos estos efectos se acentúan', dijo, tras mencionar que el 'trastorno de estrés postraumático, acompañado del duelo, sentimientos de abandono, la depresión, son las consecuencias que quedan en ellos'.

En tanto, Adriana Franco, docente de Clínica de Niños y Adolescentes de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires (UBA), coincidió en que no se puede generalizar en estos casos, y marcó aspectos que suelen darse previamente al femicidio.

'Si el asesino fue el padre biológico o la pareja de la madre con el cual convivían es muy probable que el femicidio haya sido el último acto de una serie de actos de violencia física y/o psíquica, cometidos generalmente en presencia de los niños', sostuvo, e indicó que 'en estos casos, que son la mayoría, los niños también son víctimas de esta violencia, porque son testigos del sufrimiento de las madres y van a sentir culpa porque no la pudieron defender'.

Si además el asesino es la persona que debía cuidarlos, implica un doble duelo por la madre muerta y por el padre que perdieron como tal', añadió.

En cambio, cuando el filicida es un extraño, alguien no cercano afectivamente, algunos niños y especialmente adolescentes 'suelen sentir bronca contra la madre por no haberse separado antes y dejarse matar, y por tanto abandonarlos', expresó Franco.



Comentarios Facebook