lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Suerte
19 | 07 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Damdam, Gnomo del oro

Liliana Chelli
0
Comentarios
Por Liliana Chelli


La historia del mundo está colmada de testimonios sobre la existencia de seres fantásticos llenos de magia y misterio que para muchos no tienen explicación pues no los miran con los ojos de la fe.

Damdam, Gnomo del oro
Foto:

Damdam es un ser etéreo muy luminoso que irradia su luz y energía constantemente ampliando todo lo que está a su paso, se lo puede visualizar en la minas de oro, y cuentan las leyendas que lo nombran y también nuestros ancestros que es de gran ayuda en la economía ya que acrecentaba todo lo que tocaba el pueblo, y todo lo que tocaba él mismo se convertía en oro. Damdam, el Gnomo, nos dice que el oro es un metal emparentada con el cristal de roca. Rara vez la encontramos en forma cristalina y debe su color al magnesio y al titanio, el gnomo contaba siempre una historia la cual paso a ser leyenda, la misma era que un hombre regaló una rosa a su amada. Cuando la relación acabó en tragedia por culpa de no dejarlos vivir su amor, ambos decidieron terminar su vida juntos y al unirse en el último abrazo, se convirtieron en una luz dorada y luego en una estrella de oro que se hundió en la tierra.

Sabemos que en el antiguo Egipto el oro era el símbolo del poder y la belleza, por ello se pulverizaba este metal y se hacían máscaras con ella, con el fin de usarla como maquillaje para embellecer el rostro, y cuando de dinero se trataba, se pulverizaba también y se dejaba donde ponían el dinero o los ahorros a fin de que Damdam lo amplié en su más fuerte poder de duplicación y aunque parezca imposible, el Gnomo lo hacía, ante el asombro del humano que le pedía con fe y desde el alma.

También durante siglos se la consideró como el símbolo de la fertilidad y el amor, así como el metal para atraer la paz, lo que se debe a sus suaves vibraciones.

En la Grecia clásica era la mejor ofrenda que se le podía hacer a la diosa Afrodita, que, por ende, siempre convocaba a Damdam para sus pedidos de amor y abundancia.

El gnomo nos dice que es el elemento más adecuado para estimular el amor y la fortuna a todos los niveles, ya que es la piedra del amor incondicional, la riqueza extrema y la paz infinita, nos enseña la verdadera esencia del amor, nos ayuda a expresar las emociones que tenemos guardadas y, sobre todo, atrae auto-amor, ya que es fundamental amarse para saber amar a los demás. Nos enseña el poder del perdón y la reorganización de los patrones del corazón, indispensables para amarse a sí mismo y disuelve las cargas del corazón que reprimen la capacidad del corazón para dar y recibir, y ahí es donde trabaja la energía del dinero. Entre sus propiedades mágicas se encuentran las de promover la paz, la felicidad y la fidelidad en las relaciones establecidas. Promueve la confianza y la armonía en las relaciones existentes, transmutando las energías negativas en energías amorosas. Damdam sostiene un su mano una gran pepita de oro ya que es una pieza ideal para desarrollar la empatía y la sensibilidad, y para que estemos preparados para los cambios necesarios y para que potenciemos nuestras afirmaciones positivas. También nos dice este maravilloso ser que el color dorado fortalece el corazón físico y el sistema circulatorio y libera las impurezas de los fluidos corporales. Y si lo colocamos sobre la glándula timo (ubicada en la parte superior del esternón), alivia los problemas de pecho y pulmones. Sana los riñones y las glándulas adrenales, y mejora el vértigo. Y dice que este elemento que pura fuerza de luz y energía potencia la fertilidad, alivia las quemaduras y pequeñas heridas. Y para atraer el amor a tu vida coloca un elemento de oro en la esquina de las relaciones de tu casa (esquina derecha posterior más alejada de la puerta principal) o al lado de tu cama.

Hay un ritual muy eficaz que da Damdam y es el siguiente: se colocan los siguientes elementos 12 piezas doradas, un pequeño trozo de cristal o vidrio, uno de metal y uno de piedra; todo en un pote de barro que se llenará con agua.

Luego se colocará dentro del mismo un papel con el pedido de dinero y se deja el papel hasta que se deshaga solo, en ese momento se renovará el agua.

Llevar elementos dorados en billeteras y en bolsillos fortificará el día a día, y si no es posible, al irnos a dormir tratemos de colocar durante unos minutos un objeto de oro y convocar al Gnomo Damdam, esto hará que nuestro sueño sea reparador. Al despedirse Damdam nos deja algunos numeritos suertudos que son: 72, el 08, el 99 y de yapa el 105.
      Embed


Comentarios Facebook