lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Conurbano Reservado
21 | 07 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Sordos ruidos en Cambiemos por la inquietud de socios radicales

0
Comentarios


El presidente del Comité Provincia de la UCR, Ricardo Alfonsín, viene permitiéndose deslizar ciertas críticas hacia el seno del gobierno de Cambiemos.

Sordos ruidos en Cambiemos por la inquietud de socios radicales
Foto:

Hace un tiempo que el presidente del Comité Provincia de la UCR, Ricardo Alfonsín, viene permitiéndose deslizar ciertas críticas hacia el seno del gobierno de Cambiemos.

Días pasados la emprendió, cual encendido opositor, contra el ministro de Energía, Juan José Aranguren, quejándose porque el funcionario no haya consultado a su partido sobre los aumentos de las tarifas de servicios públicos. Sostuvo que Aranguren "no ha tenido experiencia en la gestión", y remató diciendo que "en la UCR tenemos técnicos más importantes".

La siguió tras el desfile por el Día de la Independencia, cuestionando la presencia de Aldo Rico en el desfile. Más allá de que la de Defensa sea una de las carteras que maneja un radical, consideró "inexplicable" que el ex carapintada hubiera participado del cierre de los festejos por el Bicentenario.

No es el único radical que se ha permitido los últimos días exteriorizar sus críticas hacia el gobierno que integran, pero no con la participación que quisieran. Pero en el caso del titular del Comité Provincia de la UCR está claro que la inquietud obedece a la provincia de Buenos Aires, donde no dejan de reprochar los coqueteos del PRO con sectores peronistas. Lo cierto es que ayer dejaron de lado las quejas silenciosas, pasando a la ofensiva con un durísimo comunicado en el que aclaran que si bien no se oponen a "la incorporación de fuerzas sociales o políticas al frente Cambiemos", las mismas "deben satisfacer elementales consideraciones de forma y fondo".

"Preocupa el hecho de que el PRO tome decisiones que afectan la composición de Cambiemos de manera inconsulta y sin la debida participación del resto de las fuerzas", expresa el comunicado del Comité Radical.

El malestar remite a la incorporación de dirigentes peronistas, intendentes incluidos, que vienen sucediéndose en las últimas semanas con el aval de la gobernadora María Eugenia Vidal.

Según pudo saberse, los radicales buscan además que el gobierno bonaerense habilite una "mesa de diálogo" para la toma de decisiones de gestión, tras reconocer "diferencias" respecto de medidas puntuales como el mecanismo de suba de tarifas en los servicios públicos, el desplazamiento del ministro Jorge Elustondo y el aceramiento al intendente de José C. Paz, Mario Ishii.

El radicalismo provincial advirtió que "la primera condición para afianzar Cambiemos tiene que ver con la necesidad de asegurar un trato considerado y respetuoso entre sus integrantes". Por tal motivo reclaman que las incorporaciones que vayan a consumarse "se apoyen y funden en valores como los que explican el nacimiento de Cambiemos: la defensa de las ideas y los principios asociados a una ética republicana de la política".


Tensión en Avellaneda

La interna entre distintas facciones macristas de Avellaneda terminó por estallar tras la última sesión ordinaria del Concejo Deliberante, cuando se produjo un enfrentamiento entre los sectores del edil Daniel García (PRO-fundacional) y el titular del bloque Cambiemos, Sebastián Vinagre.

De los dos lados se acusaron de amenazas de muerte por parte de terceros -denuncias policiales y en la justicia de cada parte-, violencia física -hubo algunos empujones-, siempre con versiones encontradas sobre lo ocurrido, principalmente por aprietes a varias mujeres que trabajan en dichas bancadas.

La cuestión creció al límite cuando no se pudo nombrar al Defensor del Pueblo, donde la única candidata era la doctora Laura Garibaldi, esposa de García. Ese día, en sesión especial 12 ediles se levantaron y no hubo quórum, entre ellos María de Jesús Balbuena, ex esposa de Baldomero Cacho Alvarez, que formó un minibloque llamado Movimiento Nacional Justicialista, cuando desde la filas del PJ-Frente para la Victoria, habían anticipado su expulsión. Con el receso hasta agosto, habrá que ver si los decibeles comienzan a bajar.


La mano 13

Pero hay más de Avellaneda y su honorable cuerpo colegiado. Esa huida de 12 concejales, dio marco a suponer que en el fondo la trama era conseguir la mano 13 de un sector renovador o de otro edil que se despida del oficialismo, para solicitar el cambio de presidente del HCD, cargo donde fue reelecto del peronista Hugo Barrueco.

En ese sentido, el renovador que suele votar junto con el oficialismo, Armando Bertolotto, dijo que "está lejos que la oposición llegue a tener 13 manos". Los dos radicales del Concejo marchan juntos, pero desde el Comité de Partido ya dijeron que no será una UCR destituyente, y que "para conducir hay que ganar primero en las urnas". Y quedó picando el tema.

Lanús, cada día un drama

Los interrogantes de los vecinos de Lanús se multiplican cada día, como los problemas de infraestructura. Ahora -nuevos cortes de luz mediante y puebladas frente a la sucursal de la empresa-, no pocos le reprochan al intendente Néstor Grindetti que "a principio de año arreglaste con EDESUR y llevaste generadores por muchos puntos de Lanús. ¿Dónde están esos generadores que hoy se necesitan en muchos barrios donde pasan semanas sin energía? Todo tiene un límite".

Y en otro tenor, cuando se inauguraron las obras de remodelación de la plaza San Pedro Armengol, en el ingreso a Gerli por avenida Hipólito Yrigoyen, chocolate mediante y bendición también, se supo algo muy desagradable.

Según el semanario La Defensa, esa misma mañana se acercaron al intendente Grindetti familiares de un barrendero que fue atropellado en Rosales y Ramón Franco, Escalada Oeste, y que cuando requirieron de su obra social o cobertura para atención, no apareció en ningún listado. Eso supuso que el hombre estaba trabajando en negro, sin ni siquiera un contrato como otros sumados este año a la cobertura de limpieza. Dicen que los familiares del barrendero, de apellido Gorosito, se fueron encima de Néstor Grindetti, separado por uno de los integrantes de la seguridad comunal.


LEA MÁS:

      Embed



Mirá dónde estaba

En los primeros meses de gobierno, el intendente de Quilmes, Martiniano Molina, se dedicó a realizar una profunda auditoría de los patrimonios del Municipio, que arrojó faltantes en diversas áreas, desde piezas históricas de museos hasta vehículos oficiales de los que no se tenía conocimiento de su destino. Hasta que en las últimas horas, el ex secretario de gobierno de la gestión anterior, que tuvo a Francisco "el Barba" Gutiérrez como intendente durante dos períodos, fue sorprendido con una camioneta que pertenecía a la Municipalidad de Quilmes, a la que le había adulterado la patente. Se trata de Raúl Oviedo, quien tenía estacionada la Chevrolet S10 blanca en la puerta de su vivienda, en la calle Blanco entre San Luis y San Juan.

Allí, personal policial de la Planta Verificadora Quilmes constataron que el rodado tenía el mismo dominio que un Chevrolet Agile estacionado en el garaje de la casa. Los efectivos tocaron timbre y fueron atendidos por el propio Oviedo, quien habría expresado que el Agile era de su propiedad, mientras que la S10 era de la Municipalidad de Quilmes pero que no tenía los papeles y le había colocado las mismas chapas patente que su auto, porque la camioneta no tenía las correspondientes. Incluso, al revisar las numeraciones de los rodados se constató que el grabado del número de chasis del Agile estaba realizado con cuños no originales de fábrica, grabados sobre una base devastada mediante el uso de algún elemento abrasivo, tipo amoladora u otra herramienta, que evidenciaba una maniobra realizada en forma intencional para adulterarlo. Por este hecho, el funcionario fue demorado e imputado en una causa que investiga el fiscal Gastón Zivec, titular de una Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Nº 12 del Departamento Judicial Quilmes. Más tarde, se constató que la S10 pertenecía a una aceitera que había presentado quiebra, cuyo predio había sido alquilado por el Municipio en el año 2013, para instalar allí una base de Gendarmería. Ese vehículo y otros rodados estaban en el interior del lugar y la Justicia, llamativamente, los habría dejado a resguardo de la Comuna, pero Oviedo se la llevó a su casa.


Un salto de veredas

Pablo Portell fue candidato a intendente por el PRO en las pasadas elecciones, con un discurso muy crítico de la gestión de Martín Insaurralde. Sin embargo, en los últimos meses algo cambió y el hijo del ex presidente de Banfield cruzó la ancha avenida para estacionar en la vereda de enfrente.

Hace unos meses, desde la gestión de Lomas de Zamora comunicaron que el nuevo director de Inspección es ni más ni menos que Portell hijo. Atrás quedaron las disidencias por la conducción del Club Banfield, los reclamos por las diferencias políticas y los rencores por una nueva y abultada victoria del actual intendente.

Al parecer, el discurso de la concordia y la reconciliación que busca cerrar la grieta no sólo tiene representantes a nivel nacional y provincial, sino que en los estratos más reducidos de la administración pública también se pregona.


La Matanza, dividida

La división de La Matanza se presenta como la gran batalla que enfrentará al Frente para la Victoria, que desde el 10 de diciembre considera al distrito como "una trinchera" para enfrentar a Cambiemos, ya que además de haber triunfado en el municipio -a nivel local, provincial y nacional, en este último caso en la primera y segunda vuelta- allí vive el titular del Partido Justicialista bonaerense y ex intendente Fernando Espinoza.

El macrismo apoyará el proyecto del diputado provincial del GEN Marcelo Díaz que propone fraccionar al "bastión del peronismo" en cuatro partidos, que se denominarían Los Tapiales, Gregorio de Laferrere, Juan Manuel de Rosas y La Matanza.

Por su parte el radicalismo local, que apoya la división desde que comenzaron a desarrollarse las iniciativas en ese sentido -que por ejemplo involucró al vecino distrito de Morón, que dio lugar a las nuevas comunas de Ituzaingó y Hurlingham- reafirmó su aval y comprometió todo su esfuerzo; de hecho logró que en el plenario ordinario del Comité Provincia de este mes se dispusiera que los convencionales de los 135 distritos bonaerenses tomaran como "política de Estado" la división de La Matanza.

Desde el PJ, el senador provincial y vecino matancero Daniel Barrera volvió a denostar la iniciativa, a la que calificó de "politiquería mediocre", advirtió que "los cuatro municipios requerirán 4 intendentes, concejales, estructuras de gobierno", y se preguntó "quién va a aportar los recursos, si dicen que la Provincia está quebrada". Y sostuvo que "si están interesados en mejor la calidad de vida de los vecinos, en vez de dividir a La Matanza transfórmenla en una provincia".

      Embed

Comentarios Facebook