miércoles 7.12.2016 - Actualizado hace
Espectáculos
25 | 07 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Valentina Bassi: “Me gusta actuar el extremo”

Luly Vitcop
0
Comentarios
Por Luly Vitcop


La actriz protagoniza una obra de “pasiones descontroladas en el epicentro del capitalismo”. Explica la actualidad de la pieza y dice que muestra “hasta donde somos capaces de dañar los seres humanos”.

Valentina Bassi: “Me gusta actuar el extremo”
Foto:

Qué sucede cuando uno no puede manejar los sentimientos y todo conduce al extremo? "Emerge la naturaleza humana", afirma la actriz Valentina Bassi, quien acaba de estrenar la obra de teatro Medea en Manhattan en el Centro Cultural Konex (los viernes y sábados a las 21), sobre la base del mito griego de Eurípides en el contexto de del inicio de la Guerra del Peloponeso.

Los mitos son un lugar preferido para algunos los autores, en este caso el de la escritora alemana Dea Loher que lo adaptó a la coyuntura actual. La obra escrita a los principios de los 90 es más actual que nunca porque aborda el drama de los refugiados de Europa del Este como contexto: "Ella mezcla a la perfección la poética con la realidad y el extremo. La pasiones descontroladas del mito se enmarcan en una guerra y Laher la aplica a las consecuencias que deja una guerra".

En medio se desarrolla una historia de amor que termina en un gran descontrol de las pasiones humanas: "En Medea en Manhattan trata de dos refugiados que eligen escapar al epicentro del capitalismo. Ellos no quieren calificar para los trabajos, quieren ascender. La obra resuena por todos lados porque se aborda una historia de amor desenfrenado y venganza en el espacio de una de las ciudades más emblemáticas de Estados Unidos".

Junto a Nacho Gadano y bajo la dirección de Lía Jelín, Bassi se pone en la piel de Medea, en el mito griego una mujer autónoma e inusual para su época, en la obra de teatro "una mujer migrante y refugiada. Una sobreviviente, se va al extremos de sí misma. No hay ética ni ley. En todo caso la única ley es la de sobrevivir".

LEA MÁS:

      Embed

Bassi cuenta que no dudó en interpretar a una mujer tan trágica como Medea de la mano de una de las autoras que más admira y agrega que si bien es conocedora de la temática de los refugiados le obra le aportó otra profundidad. La autora escribió la pieza durante la matanza de Kosovo en Europa del Este y mucho de los habitantes de Europa del Este se escaparon a Alemania y hasta el día de hoy sigue siendo un tema candente y dramático porque muchas veces son rechazados por los europeos accidentales.

La actriz aclara que la obra "no se centra estrictamente en este flagelo, sino que lo enmarca en una trágica historia de amor. A mí lo que más me conmueve es los descarnados que podemos ser los seres humanos, hasta dónde somos capaces de llegar o de dañar".

En el contexto de los refugiados que para Bassi no sólo ataña a Europa y Estados Unidos, "sino a muchas partes del mundo y cómo siempre paga la inocencia. Para mí, es un hecho rotundo que siempre la pagan los más débiles".

En los momentos de los ensayos, la actriz de muy bajo perfil mediático confiesa que quienes estaban viendo algunas escenas el comentario siempre fue el mismo: "Estos dos (por los personajes) están zafados. En las peleas tanto uno como el otro se buscan el punto débil para herir en lo más profundo. Uno gracias Dios puede tener las riendas de esta conducta salvaje".

Para Bassi este tema de la pulsión a matar "si ya lo escribieron los griegos es porque una de las grandes preguntas existenciales de la condición humana. Todo tenemos está pulsión, algunos más arriba, otros más abajo. esto es lo escalofriante en algún punto. Medea entregó su vida y, sin embargo, destruyó a todos. Si tuvo que matar, mató. Se convirtió en una mujer violenta".

Cuando se trata de pasiones humanos, la pregunta es inevitable de cuánto hay de uno en el personaje que le toca interpretar: "En mi caso, por suerte y gracias al cielo vivo las pasiones como se tienen que vivir. De alguna manera, me gusta actuar el extremo. Cuando la violencia sucede en una pareja es porque hay algo patológico. En estos casos hay que pedir ayuda. El amor y la violencia no van juntas de la mano".

En la obra dos refugiados sobreviven en Manhattan, en lo que se supone es la ciudad de las luces: "Tal como aparece en el mito, la mujer es retratada como una rebelde, nada sumisa. Esta Medea ama de manera tempestuosa. Cuando ella es dejada por una mujer adinerada, ella no lo puede soportar y no sabe cómo canalizar su furia. Ella se entregó a ese hombre y sintió traicionada. Medea se aleja, regresa a su pueblo para luego volver a Manhattan y vengarse".

El en la sala de teatro del Centro Cultura Konex se emplaza como un espacio especial para la obra "porque siento que acompaña a la intensidad de la obra. Se trata de un lugar con mucha circulación de gente, en especial, de muchos jóvenes y eso está bueno porque con la pieza se van a encontrar con uno de los grandes clásicos".

      Embed


Comentarios Facebook