lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Papa Francisco
27 | 07 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

El Papa ya está en Polonia, la tierra de Juan Pablo II

0
Comentarios


Francisco permanecerá cinco días en Cracovia, la diócesis que Karol Wojtyla dirigió antes de convertirse en sumo pontífice. "El mundo está en guerra", aseguró en el avión que lo llevó a destino

El Papa ya está en Polonia, la tierra de Juan Pablo II
Foto:

El Papa Francisco llegó a Polonia, donde permanecerá por un lapso de cinco días. Su visita está empañada por el asesinato de un cura en Francia y por las reticencias de autoridades políticas y eclesiásticas a su mensaje en pro de los refugiados.

"No tenemos miedo de decir esto: el mundo está en guerra porque ha perdido la paz", dijo el Papa en el avión que lo depositaría en Cracovia. Después de su mensaje y tras saludar uno a uno a los periodistas que lo acompañaban, volvió sobre sus pasos para tomar de nuevo el micrófono y aclarar: "Hablo en serio de guerra, una guerra de intereses, por dinero, por los recursos de la naturaleza, por el dominio de los pueblos. Pero no es una guerra de religiones, porque todas las religiones quieren la paz".

Con un tono apesadumbrado que rompió la alegría correspondiente a un viaje en el que se encontrará con cientos de miles de jóvenes, Francisco quiso comentar los últimos episodios de violencia y los atentados, como el asalto a la iglesia en el norte de Francia.

"Desde hace tiempo decimos que el mundo vive una guerra a trozos. Recordamos a este santo sacerdote que ha muerto en el momento en el que recogía las oraciones para la Iglesia. "l es uno, pero cuántos cristianos, cuántos inocentes, cuántos niños...Pensemos, por ejemplo en Nigeria", afirmó el pontífice.

El papa argentino también se refirió al actual momento como una guerra "no orgánica", es decir no declarada, pero "sí, organizada", aclaró.

Francisco, que prefiere las periferias del mundo, que visitó los países más olvidados de América Latina, que defiende una iglesia pobre para los pobres, permanecerá cinco días en Cracovia, la diócesis que el cardenal Karol Wojtyla dirigió antes de convertirse en Juan Pablo II.

Antes del baño de multitudes el jueves con miles de jóvenes católicos del mundo entero, que llegaron el martes para la inauguración de la JMJ, encarará su primer encuentro delicado, con el presidente polaco, el conservador Andrzej Duda, en el Castillo Real de Wawel en Cracovia y con los obispos locales, una reunión a puertas cerradas que se desarrollará en la catedral.


LEA MÁS:
      Embed


UN CLERO QUE SE RESISTE A ACEPTAR SU MENSAJE

Con un clero ultraconservador, con nostalgia del carismático Juan Pablo II, que reinó del 1978 al 2005, aclamado por su papel en la caída del comunismo, Polonia se resiste a aceptar el mensaje de Francisco a favor de una iglesia más flexible y compasiva. Por ello la reunión este miércoles con los obispos va a ser el momento "más incómodo" para el pontífice argentino, escribió el vaticanista Christopher Lamb en una nota.

Muchos de ellos "no han estado de acuerdo con la línea de este pontificado", que insta a abrir las puertas de la iglesia a los "pecadores", a las madres solteras, a los divorciados vueltos a casar, a los migrantes. Pese a los llamados del papa y a las directivas de la Unión Europea, buena parte de la sociedad polaca, así como las autoridades, se niegan a aceptar refugiados en su territorio.

El gobierno conservador y la primera ministra Beata Szydlo, profundamente católicos, no quieren que Polonia reciba migrantes porque consideran que son una amenaza para la seguridad.

      Embed

Comentarios Facebook