sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
La Matanza
28 | 07 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Llegó el pavimento, pero faltan luminarias y cloacas en Catán

0
Comentarios


Los vecinos destacan el progreso que significó el asfalto, pero advierten que hay muchas zonas oscuras, que deben pagar 600 pesos por mes para desagotar los pozos y que el agua no se puede tomar por exceso de cloro.

Llegó el pavimento, pero faltan luminarias y cloacas en Catán
Foto:

El barrio Provincias Unidas de González Catán -ubicado en el ángulo formado por la Ruta 3 y las vías del Ferrocarril Belgrano Sur- muestra las dos caras de la moneda en cuanto a infraestructura: por un lado los vecinos destacan la obra de pavimentación realizada en octubre en las calles 2 de Abril, Apipé y Comodoro Py, pero por el otro, piden reductores de velocidad para esos flamantes asfaltos, denuncian que el agua corriente no se puede tomar y se quejan por la falta de red cloacal y las luminarias fuera de servicio.

En diálogo con este medio, el titular de la Comisión Vecinal Barrio Provincias Unidas, Teófilo Acosta, señaló que "sin dudas la pavimentación significó un progreso; ahora necesitamos que coloquen lomos de burro, porque hay automovilistas y motociclistas que circulan a alta velocidad, y es un riesgo, especialmente para los chicos".

Acosta dio cuenta luego que los vecinos dudan sobre la calidad del agua que reciben a través de una red que se alimenta de pozos ubicados en Arias y Bacon y Bavio y Báez (con bombas ubicadas en Bavio y Atalco). "Tiene mucho cloro, por lo que no se usa ni para tomar ni para cocinar, para lo cual usamos bidones; sí se emplea para lavar o bañarse", consignó. 

Paralelamente, Provincias Unidas carece de red cloacal, por lo que cada hogar depende de un pozo negro que, a raíz del ascenso de las napas "hay que desagotar una vez al mes, algo que tiene un costo de 600 pesos", indicó el titular de la Comisión Vecinal.

Otro inconveniente en el barrio de Catán son las luminarias que no funcionan. "El paso a nivel de Apipé con las vías del Belgrano Sur es una boca de lobo", graficó Acosta, añadiendo que "hay lámparas que no se queman y no las reemplazan con rapidez, pero lo insólito es lo que ocurre con la ubicada en Antequera y Bavio: en 2006, después de sucesivos reclamos, reemplazaron la columna porque estaba podrida y a punto de caerse. Pero nunca le colocaron el cabezal, y por lo tanto, es una luz que se perdió".

Tags

Comentarios Facebook