viernes 30.09.2016 - Actualizado hace
La Matanza
28 | 07 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Música de Oriente con baile y enseñanza de Max Daneri

0
Comentarios


“Tuve romances con todas las danzas pero me casé con la árabe”, remarca el bailarín solista y docente oriundo de La Tablada, que viaja por el país y el mundo para demostrar sus habilidades artísticas.

Música  de Oriente con baile y enseñanza de Max Daneri
Foto:

Desde un escenario transmite talento, energía, sapiencia, emoción, pasión. A través de sus dibujos raros desarrolla la improvisación y le da formas a ilusiones que supo tener. Maxi Hernán Daneri (26 años), de La Tablada, encontró en la danza árabe la vía para hacer aquello que lleva en su corazón: el baile. 

'Es lo que soñé. Era vivir del baile y está realizado. Desde que me posicioné estoy cómodo, gano bien, me mantengo y logro ahorrar un mango', dice el tabladense.'Tuve romances con todas las danzas, salsa, brasileño, jazz, clásica, pero me casé con la danza árabe', define sin dudar. 'En el árabe existe la improvisación como parte de la disciplina, está lo coreográfico, lo energético, lo temperamental, lo emocional, lo sentimental, lo aeróbico, lo muscular, lo introspectivo. Se trata de una cultura milenaria', expresa.

Amplio curriculum

Max Daneri, su nombre artístico, es bailarín y maestro internacional de danzas árabes. 'Trabajo como bailarín, doy clases y hago shows', cuenta Maxi, quien estudió en la Arabe Dance Scholl Amir Thaleb y luego en las academias de Saida y Yamil Annum, por lo cual cuenta con tres títulos. 'Estoy capacitado para dar cualquier curso en la academia, en donde aportó con clases de apoyo técnico', dice Max Daneri.

Nada fue simple, el esfuerzo fue aliado incondicional. 'Si bien hoy aquel sueño se hace realidad, porque estoy bailando y viajando. Pero, quiero más en lo profesional porque hay muchos lugares que no conozco y que quisiera llegar pero de la mano de la danza', afirma Max Daneri, quien fue parte de la compañía de Amir Thaleb, pero hoy es un bailarín solista y docente.

En el plano de la docencia, el tabladense es parte del cuerpo docente de la academia de Yamil Annun. 'Es la más nueva de las escuelas de danzas árabes y cuando Yamil debe viajar me toca cubrirlo en sus cursos', cuenta Max, quien aclara que 'hoy ya no hago sociales, como cumpleaños, casamientos, ya que con las clases en la academia y los show no queda demasiado tiempo', y agrega: 'Muchas veces me llaman para congresos, show, ciclo de noches árabes, y ahí se me contrata para dar clases, como jurado de un certamen o para bailar. A veces es una, a veces dos y a veces las tres'.

Este año, el show ha tomado el centro de la escena para el bailarín de La Matanza, quien se ha convertido en un trota mundo. 'Este año me dedico a viajar por trabajo', dice luego de haber regresado recientemente de Japón. Por el país tocó gran parte de las provincias: 'Sólo falta Tierra del Fuego, La Pampa y Misiones', acota. Y por el mundo hay muchas horas de vuelo. 'He estado en Río de Janeiro, San Pablo Belo Horizonte, Goiania, Paraguay, Uruguay, Santiago de Chile, Valdivia, Arica, Panamá, China, Taiwan, Singapur, Japón', enumera Max. Y establece como dogma de su vida artística: 'Siempre trato de superarme, porque quiero que me sobre, no sólo que me alcance'. 

Tags

Comentarios Facebook