lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Salud
01 | 08 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

5 puntos clave para recordar sobre la lactancia materna

María Belén Gutierrez Sieiro (@Belengsieiro)
0
Comentarios
Por María Belén Gutierrez Sieiro (@Belengsieiro)


En el medio de la polémica por la policía que echó de una plaza a una madre que estaba amamantando a su bebé, DIARIO POPULAR consultó a varios especialistas. La importancia de dejar de lado los mitos y promover el consumo de la leche materna, fundamental en la salud presente y futura de los bebés

5 puntos clave para recordar sobre la lactancia materna
Foto:

Hace pocos días, la noticia de una oficial de policía que obligó a una mamá de 22 años a irse de una plaza, en San Isidro, por darle el pecho a su bebé causó revuelo en la población. Diversos grupos de madres se reunieron en diferentes puntos del país convocadas con el único propósito de repudiar la actitud de la efectiva y fomentar la idea de que amamantar a un bebé es un acto natural, necesario y no debe ser censurado.

Por eso, y en el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, DIARIO POPULAR consultó con varios especialistas, quienes concluyeron que, no importa dónde se esté: no hay nada más sano para un chico que tomar la leche de su mamá.

En esta nota, te mostramos varios aspectos que son necesarios recordar sobre un tema que, en pleno siglo XXI sigue siendo blanco de escándalo y debate.

1)      Cuando sí y cuándo no

Para empezar, es importante recalcar que la leche materna les aporta a los bebés toda la energía, nutrientes y anticuerpos que el niño necesita para crecer fuerte y para protegerlo de diversas enfermedades. Además, para la madre es importante porque la protege de ciertos tipos de cánceres, como de útero y mama.

Sin embargo, puede haber situaciones en donde no está aconsejada por razones únicamente médicas. "Se trata de casos en los que se requiera una medicación contraindicada con la lactancia, aunque generalmente se pueden encontrar medicamentos compatibles, especialmente en casos de depresión. Las mujeres que han recibido altas dosis de yodo o povidona yodada deberían suspender la lactancia temporalmente, aunque lo que hay que evitar es el uso de esta medicación siempre que sea posible", puntualizó la Dra. Norma Isabel Guezikaraian, vicedirectora de Nutrición a distancia de la Facultad de Medicina de la Fundación Barceló.

También está desaconsejado en casos de herpes simple en el pezón mientras sea contagioso o cuando la mujer no puede cuidar el bebé por una grave enfermedad que le impida hacerlo, como una septicemia.

2)      Sólo leche

Este aspecto no es menor. Hay que tener en cuenta que durante los primeros seis meses de vida la lactancia materna debe ser exclusiva. Ni agua, ni jugos, ni ninguna otra leche. Sólo leche materna.

Pero ojo. Esto no significa que después de seis meses, debés dejar de darle la teta. Muy por el contrario. Simplemente, es el punto de partida para, de a poco, ir incorporando una alimentación complementaria hasta los dos años.

Si por algunos de los motivos mencionados, no podés dar de mamar, una buena alternativa son las fórmulas infantiles específicamente diseñadas para lactantes. Pero, hay que tener en cuenta que sólo contienen una parte de los nutrientes y ninguna de las hormonas y anticuerpos que están en la leche humana y conllevan mayor riesgo de asma, alergias, infecciones de las vías respiratorias y gastrointestinales, oclusión dentales e infecciones por contaminación de la leche artificial.


LEA MÁS:

      Embed

3)      ¿Hasta cuándo?

En 2005, la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud reveló que al año de vida, 1 de cada 2 niños es amamantado, mientras que a los 2 años, es 1 de cada 4. Por lo general, la lactancia materna comienza a disminuir a medida que el niño crece debido a diferentes razones no médicas.

Ya sea por el pudor, por la presión social, o simplemente por falsas creencias, al dejar de amamantar se comienza a producir cada vez menos leche y eso hace que crezca el riesgo de que el bebé se enferme.

"Hay muchas mujeres que dejan de lactar porque creen que su cantidad de leche es insuficiente, pero esto es falso. El pecho produce la leche en función de las demandas del niño", explicó Guezikaraian. Es decir que la cantidad que genere depende casi exclusivamente del vaciado del seno.

4)      Ojo con los falsos mitos

Alguna vez habrás escuchado que si la madre toma mate cocido, o si come levadura de cerveza puede producir más leche, pero sólo forman parte de mitos.

"Muchas madres, en distintas partes del mundo y a lo largo de la historia, han relacionado algunos alimentos con un aumento en la producción de leche, pero lo cierto es que no hay ningún estudio científico que dé cuenta de esto", precisó Florencia Basaldúa, representante de la Liga de la Leche Argentina.

5)       No descuides tu dieta

"Una mujer que amamanta debe cuidar muy bien su alimentación ya que muchos nutrientes en la leche humana dependen de lo que ella come", precisó Jéssica Lorenzo, licenciada en Nutrición y docente adscripta de la UBA.

La especialista explicó que se requieren 330 calorías extra por día durante el primer semestre de lactancia y 400 si continúa amamantando durante el segundo semestre de vida.

Además, diferentes investigaciones revelaron que una variedad de sabores que la mamá ingiere con sus alimentos, pueden ser transmitidos a la leche que ella produce. Alimentos como coliflor, brócoli, duraznos, peras, zanahorias pueden intensificar su sabor en la leche materna.

"Se llegó a la conclusión que cuanto más variada es la dieta materna, más cambia el sabor de la leche que produce y esto hace que predisponga mejor al niño a la variedad de sabores para cuando empiece a comer alimentos", concluyó Lorenzo.

      Embed

Comentarios Facebook