viernes 2.12.2016 - Actualizado hace
Río de Janeiro 2016
01 | 08 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

El fútbol va por una medalla en medio de su caótico presente

0
Comentarios


El Vasco Julio Olarticoechea se puso al frente de una situación terminal. Le negaron jugadores, pero así y todo Argentina concurre con un equipo con pretensiones de pelear por una medalla.

El fútbol va por una medalla en medio de su caótico presente
Foto:

El cachetazo recibido en la Copa América Centenario dejó secuelas que todavía le mueven el piso al fútbol argentino, pero ya hay que pensar también en los Juegos Olímpicos de Río Janeiro, cuya competencia futbolística se desarrollará entre el 4 y el 20 de agosto y tendrá a nuestra selección entre las dieciseis protagonistas. Y aunque las pautas de la preparación estuvieron inevitablemente ligadas al caos que se desencadenó en la AFA, nadie pierde por completo las esperanzas.

Es cierto que Julio Jorge Olarticoechea fue designado de apuro luego de la renuncia de Gerardo Martino. También son conocidas las dificultades que tuvo el Vasco para armar el plantel. Sin embargo, con una chapa donde relucen el oro conseguido en Atenas 2004 y en Beijing 2008 y las medallas plateadas obtenidas en Amsterdam 1928 y Atlanta 1996, Argentina asoma entre los potenciales candidatos a ocupar algún lugar en el podio.

      Embed
banner

Igualmente, se sabe que Brasil es el favorito y, de hecho, la ausencia de Neymar en la Copa América formó parte de la estrategia que apunta al oro olímpico, ya que el delantero del Barcelona sí estará en Río 2016. Los pentacampeones del mundo nunca pudieron colgarse esa medalla y ahora harán el intento como dueños de casa y con Neymar como bandera.

      Embed
banner

Si argentinos y brasileños ganan sus respectivas grupos podrían encontrarse en la final, con todo lo que eso significaría para ambos equipos. Pero adelantarse a los acontecimientos no es la mejor receta. En el caso de Argentina, más allá de que siempre se busque el premio mayor, el certamen ofrecerá una excelente oportunidad para ver en acción a representantes de las nuevas camadas. La experiencia de ponerse la celeste y blanca despierta interrogantes, abre desafíos y suele servir para ver quiénes muestran condiciones y temperamento a la hora de afrontar ese reto tan especial.


      Embed

Comentarios Facebook