viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
General
31 | 07 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Convocan a repudiar la nueva Ley de Semillas

0
Comentarios


Tras el anuncio del ministro Buryaile sobre la existencia de un proyecto que próximanente será llevado al Congreso, la Multisectorial contra la Ley Monsanto de Semillas difundió un comunicado en el que cita a una reunión para mañana a las 14 en el Ministerio de Agroindustria

Convocan a repudiar la nueva Ley de Semillas
Foto:

El comunicado:

Ante el anuncio del Ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, de que se prepara un proyecto de Ley de Semillas para llevar al Congreso de la Nación, posiblemente en Agosto del corriente año, que modifique la legislación vigente en la materia, convocamos el lunes 1º de Agosto a las 14hs a una Jornada Nacional en repudio a este proyecto frente a la puerta del Ministerio de Agroindustria (Paseo Colón 982, Ciudad Autónoma de Buenos Aires).

Es probable que este proyecto sea regresivo en comparación con la actual normativa en esta área y también limite, criminalice y enfrente los proyectos y sectores de los cuales muchxs de nosotrxs venimos, o con quienes articulamos en las áreas rurales de nuestro país.

Varios espacios venimos trabajando los últimos años para enfrentar este avance sobre nuestra soberanía, desde distintas iniciativas, campañas, foros, cátedras, entre otros. Creemos que la actual coyuntura política y la inmediatez de esta presentación de ley nos debe encontrar unidxs, razón por la cual hemos comenzado a articular en la Multisectorial contra la Ley de Semillas, un espacio abierto de trabajo que intenta evitar la avanzada de esta ley, difundiendo las alternativas al agronegocio que se han venido construyendo en todos estos años.

Desde este espacio de articulación se ha realizado el pasado 12 de Julio una presentación al Ministerio de Agroindustria exigiendo que se debata públicamente el proyecto de ley elaborado por esta cartera, y estamos preparando una Jornada de visibilización frente al mismo para el 1ro de Agosto, Día de la Pachamama.

Para nosotrxs, la semilla es la base de nuestra alimentación, fuente de diversidad agrícola cultural. Creadora de comunidad y vida. Pero para las grandes corporaciones es un negocio. La semilla ha sido el insumo utilizado para consolidar la actual cadena del agronegocio en Argentina, Paraguay, Brasil y el resto de América Latina. A través de ella, estas multinacionales nos han impuesto un destino común de saqueo y muerte. Desaparición de bosques nativos, sustitución de cultivos centrales para nuestra alimentación (como el girasol), expulsión de los pequeños productores agrarios de sus tierras y eliminación del empleo rural ( con dos trabajadores por cada 500 has de producción) han sido sólo algunas de las consecuencias sufridas por nuestros pueblos. En connivencia con el Estado, el agronegocio reprime, asesina y criminaliza a las comunidades y luchadores/as que resisten, como a Cristian Ferreyra en Santiago del Estero, Argentina, o a la comunidad Marina Kué, en Curuguatí, Paraguay.

Finalmente, los agrotóxicos que estas empresas asocian a las semillas profundizan un genocidio silencioso que hoy está afectando a las poblaciones rurales y urbanas de todo el mundo, con enfermedades como alergias, cáncer, abortos espontáneos y deformaciones. Y si hasta ahora estas corporaciones utilizaron nuestras semillas milenarias para sus negocios, hoy también se las quieren apropiar. Por eso el Ministerio de Agroindustria, con Ricardo Buryaile a la cabeza, enviará al Congreso de la Nación un anteproyecto elaborado para la modificación de la actual Ley de Semillas y Creaciones Fitogenéticas. Este es uno más de los muchos intentos de modificación que, desde 2012, buscan reconfigurar los mecanismos de producción, comercialización y propiedad de las semillas en nuestro país. Otra vez la discusión de este proyecto ha sido generada a espaldas de quienes seremos directamente afectados.

Pero nosotrxs seguiremos resistiendo en las calles y diciendo NO a la reforma de la Ley de semillas. Los compañeros/as de Chile, Perú y Colombia, que rechazaron esas leyes, nos mostraron la forma. Las experiencias de millones de campesinos/as y productores/as familiares, que practican milenarias formas de agricultura sustentable y sana, nos iluminan el camino.

Porque creemos que la soberanía alimentaria es un derecho que se lucha. Asimismo alertamos que la Corte Suprema de Justicia de la Nación tiene en estudio una demanda de Monsanto en la que pretende patentar las plantas genéticamente modificadas, es decir, abierto acto de biopiratería.

Tags

Comentarios Facebook