martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
03 | 08 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Un heroico policía bonaerense le salvó la vida a una mujer

0
Comentarios


En General Pinto, un oficial subayudante de 27 años, le practicó maniobras de reanimación cardiopulmonar a una mujer que se había descompensado. El hombre carga con una historia trágica: sus padres murieron por infartos sin que nada pudiera hacer.

Un heroico policía bonaerense le salvó la vida a una mujer
Foto:

Un joven efectivo de la Policía bonaerense le salvó la vida a una mujer, al practicarle maniobras de reanimación cardiopulmonar, tras ser convocado de emergencia por una hija de la víctima, que se había descompensado y casi ni presentaba signos vitales, en un episodio registrado en el pueblo bonaerense de General Pinto.

Al margen del particular hecho, el oficial subayudante, de 27 años, carga con una historia traumática, ya que sus padres fallecieron por infartos y en ambas oportunidades, nada pudo hacer para afrontar esas situaciones extremas.

Se trata del policía Alexis Aníbal Mansilla, quien acudió al llamado desesperado de una familia por la descompensación de una mujer. Al llegar al lugar la encontró sin signos vitales y sin dudarlo, le realizó masaje cardíaco hasta lograr recuperarla. Luego, personal del hospital de Lincoln trasladó a la paciente, quien ahora se recupera en la sala de terapia intensiva del centro asistencial.

Además del accionar solidario, casi heroico del efectivo, se supo que arrastra una historia familiar signada por el dolor y las pérdidas. "Todo lo que a mí me había pasado, con la muerte de mis madres, no me dejó fallar y me dio siempre el aliento de poder seguir, para salvar a esta mujer", contó Mansilla, en declaraciones al portal de noticias La Calle.

Al recordar lo sucedido, relató que "una chica golpeó la puerta en casa, sabiendo que soy policía para pedirme que la ayudara que su madre estaba descompuesta en la casa. Salimos corriendo y al llegar, encontré a la mujer sin signos, sin movimientos. Le tomé el pulso y nada. La cargué en brazos, la bajé al piso y seguía sin reaccionar. Empecé a oprimir el pecho, calculo que fueron cinco minutos. Primero no reaccionaba, y después de un minuto y algo, se empezó a escuchar como que se quejaba, entonces me di cuenta que quería volver. Hasta que llegó el personal médico, que realizó muy bien su labor, pusieron el tubo de oxígeno y la cargaron en la ambulancia para llevarla al hospital".

      Embed

Comentarios Facebook