miércoles 28.09.2016 - Actualizado hace
Quilmeño
03 | 08 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Vecinos denuncian que sus casas son baños públicos

0
Comentarios


En el límite de Quilmes Oeste y La Florida, un local nocturno genera severos trastornos: desde actos de vandalismo hasta ruidos molestos por parte de los llamados “autos-boliche”, que ponen música a todo volumen.

Vecinos denuncian que sus casas son baños públicos
Foto:

Vecinos de Quilmes Oeste y Villa La Florida denunciaron que el frente de sus viviendas son utilizados como "baños públicos", por quienes asisten a una cuestionada bailanta, criticada desde hace años por la gran cantidad de hechos vandálicos y los ruidos molestos que se generan todos los fines de semana, incluso los lunes hasta altas horas de la madrugada.

En los últimos 10 años, la discoteca -que se encuentra sobre Camino General Belgrano, entre 838 y 839- ha sido motivo de múltiples quejas en el Municipio de Quilmes, donde no han obtenido nunca una respuesta.

Es que los habitantes de la zona deben soportar una larga lista de trastornos, que a más de uno, los dieron ganas de mudarse a otro lugar más tranquilo. "El olor a pis ya está instalado en el ambiente. Las paredes están impregnadas, es realmente un asco respirar por estás calles", relató un vecino, que pidió a El Quilmeño no publicar su nombre por temor a una posible represalia.

"Salís al mediodía a la puerta de tu casa y podés encontrarte a un borracho durmiendo. Si lo querés echar te agreden. A mí, me llegaron a amenazar con un cuchillo", agregó.

Asimismo, el hombre, que vive a metros del boliche "chacarero", contó: "Hace un mes, abrí la persiana de mi casa a las 8 AM, me puse a preparar el mate y me reventaron el vidrio de un ladrillazo. No lo hacen de malos, lo hacen porque están totalmente borrachos. Salen de bailar totalmente alcoholizados y no tienen mínima conciencia de lo que hacen", aseveró.

La previa y la salida

Los viernes empieza el calvario para los vecinos. Continúa el sábado a la noche y el domingo arranca temprano: la bailanta funciona desde las 13 hasta las 4 de lunes. "No sólo la música del boliche es insoportable, también la de los autos. Abren los baúles y se ponen los estéreos a máximo volumen. Lo peor es que el boliche cierra y sigue el baile en las calles, lleno de borrachos que no nos dejan dormir", describió el vecino.

Otro problema que sufren los quilmeños de ese vecindario es que los colectivos no frenan en las paradas cercanas al local "La gente se tiene que alejar, muchos colectiveros has sufrido ataques, o tienen que lidiar con los borrachos que no quieren pagar el boleto y creen que pueden viajar gratis", indicó.

Tags

Comentarios Facebook