domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Viva la pesca
04 | 08 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Laguna del Sol, un espejo para lograr pejerreyes record

Wilmar Merino
0
Comentarios
Por Wilmar Merino


Un espejo que atesora flechas de plata gigantes en un ámbito muy agreste de baja presión de pesca. Alargar brazoladas, moverse de forma constante y encarnar de forma generosa, las claves para no fallar.

Laguna del Sol, un espejo para lograr pejerreyes record
Foto:

Todo pescador sueña con esa laguna que le dé el pescado de su vida. Y para quien quiera lograr no uno sino varios matungos de ésos que son para inmortalizar en un cuadro, esa laguna es Del Sol, ubicada a pocos km de La Dulce, en el partido de San Cayetano.

Se llega por Autovía 2 hasta Coronel Vidal, de allí a Balcarce por la 55 y por ésta hasta Pieres, donde empalmamos la 227 camino a Lobería hasta circunvalación (entrada a Quequén). Allí giramos a la derecha y salimos a la rotonda de Quequén, donde empalmamos Ruta 86. Transitamos 52 km hasta La Dulce, donde el punto de encuentro con Peto -encargado de la laguna- es la casa de carnadas La Galesa, de Manteca Martínez. De allí partimos en caravana los contingentes hasta el espejo, por 18 km de camino de tierra irregular y de profunda huella.

Este espejo distante a unos 600 km de Buenos Aires tiene forma de cubeta irregular en sus 550 hectáreas, con muchos juncos cerrados que hacen que la pesca se haga tocando claritos pequeños y moviéndose constantemente. El ámbito es agreste y muy natural, con carpinchos, nutrias por doquier, cisnes de cuello negro y hasta flamencos. Allí hay que trabajar en los pequeños botes del lugar (para dos o tres pescadores) con líneas de dos o tres boyas yo yo Doble T (de 20 mm con el resorte reforzado como para lisas) o bien dos boyas en formato cometa, pero con brazoladas largas de 1,10 a 1,40, encarnando hasta tres mojarras en anzuelos 2/0 para tentar a los grandes.

El pejerrey de este espejo, sobrealimentado al máximo, incluso deforme en muchos casos pues varios ejemplares presentan escoliosis en su columna, suele sobrepasar largamente el kilo de peso y en nuestra visita presenciamos la captura de un ejemplar de 1,400 y otro de 1,800 kg. Junto a Leo Altieri y El Polaco, logramos en la primera jornada una decena de ejemplares por cabeza con varios matungos de 1,100 y 1,250 kg, mientras que el promedio de ejemplares anduvo en los 800 gramos.

Eso sí, al otro día, en donde teníamos media jornada de pesca, no tuvimos pique hasta el mediodía, por lo que nos fuimos sin ejemplares, mientras que otros amigos de Dolores que se quedaron pescando nos contaron que el pique arrancó a las 14 y se prolongó hasta las 16.

Un dato muy interesante es el uso de líneas X-15, aparejo símil paternóster hecho con una boya zanahoria, pero que además entre el pilotín y la zanahoria presenta una boya yo yo pequeña, de modo tal que la línea trabaja con dos boyas a flote (la yo yo y la zanahoria Doble T) y el resto de las brazoladas (3) cubriendo la columna de agua. Esta línea es ideal para trabajar en espacios reducidos como los que pescamos nosotros y los pescadores de la zona la prefieren a los aparejos convencionales. Por momentos fueron más efectivas, en otros casos pescamos mejor con la pequeña deriva hecha por las líneas antes descriptas.

Una sorpresa mayúscula tuve al encarnar el anzuelo superior de mi línea X-15, el de la boya yo yo, pues mientras el resto de la línea estaba en el agua se me prendió en el anzuelo de abajo un matungazo de 1,200 kg. Sencillamente impresionante.

Por último, recordamos reservar con mucha antelación turno en la laguna porque hay mucha demanda y pocos botes. Pero créannos que la espera vale la pena. El matungo de su vida lo está esperando entre los juncos de Laguna del Sol. Pescarlo... ése es el desafío.

      Embed

Te puede interesar

Comentarios Facebook