martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Espectáculos
07 | 08 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Lali Espósito: “Nadie zafa al Gran Hermano al que estamos sometidos”

Luly Vitcop
0
Comentarios
Por Luly Vitcop


En su primer gran protagónico en cine, la actriz y cantante afirma que la tecnología la hace sentirse vigilada. Descarta a un famoso entre sus permitidos, “salvo Brad Pitt”, y compara su vida con su personaje en la ficción

Lali Espósito: “Nadie zafa al Gran Hermano al que estamos sometidos”
Foto:

Talentosa, intuitiva y trabajadora, son las cualidades que vio el director de la comedia Permitidos en Lali Espósito. Nunca más acertado el papel de Camila para la actriz y cantante que no termina de salir del ojo de la tormenta por la separación del galán Mariano Martínez.

Por primera vez, Lali se alza con un protagónico en la pantalla grande cuya temática gira en torno a la fama, el asedio de los medios y un desliz amoroso en una pareja formada con Mateo (en la piel de Martín Piroyansky). Tal cual lo vive ella en la vida como famosa, pero en el film interpreta a una mujer cotidiana, de carne y hueso.

La pregunta clavada era, claramente, si ella en una pareja perdonaba un "Permitido", en la película se refiere a concretar la fantasía sexual con un famosos: "Es difícil nombrar a un famoso por el lugar que ocupo en el medio artístico. Ahora si viene Brat Pitt no hay problema!!! En todo caso mi permitido tendría que ser con un médico, un abogado o ¡un verdulero!" Para mí un famoso es un par más que un ser irreal".


LEA MÁS:

      Embed

Sus parejas formales, sin embargo, fueron dos actores. Con Benjamín Amadeo duró cinco años y con Mariano Martínez fue breve, aunque muy resonante en los medios porque el flechazo arrancó con una pareja en ficción en Esperanza Mía (El Trece, 2015). Harta de que le pregunten por el fin de la relación con el galán, confirma: "Hace seis meses que nos separamos. Es cierto que no fue en buenos términos. No voy a decir mucho más".

Pese a que le cuesta, Lali con apenas 24 años intenta poner límites y separa su persona, de su rol en el trabajo: "Me molesta y mucho las versiones de infidelidad. Nunca aceptaría un permitido en la vida real. Se dijeron muchas mentiras y a veces cansa salir a explicar quién soy".

El punto de conexión entre su personaje de Camila y su persona, Lali, en la vida real, es la imperiosa presencia de los medios en todo momento. En uno de los pasajes más memorables de la película, Camila, frente al cartel publicitario de la modelo sexy de Zoe Del Río (Liz Solari), - "permitido" de Mateo-, despotrica contra el mundo superficial de las modelos y se cuestiona por qué para promocionar un perfume tiene que aparecer una mujer desnuda.

A Camila se la ve en la calle a los insultos limpios y los transeúntes en lugar de consolar a una descorazonada muchacha, la filman, la suben a las redes sociales y hace furor a tal punto de convertirla, pese a ella, en la nueva mediática que necesita la televisión.

El caso es que Lali en tanto famosa lo vive en carne propia: "A mí me abruma la cantidad de información que circula y eso que yo soy contemporánea al mundo tecnológico. En algún punto somos todos Camila. Ella ni yo tenemos el momento para gritar: 'La p...madre...porque al otro día tenés que dar explicaciones de tus desbordes. En realidad somos pequeños animales del Señor, que tratamos de ser seres sociales perfectos y ordenados que te dicen cómo tenés que vivir. Pero, a veces, hay algo que te mueve el piso y querés mandar todo a la m... y es ahí cuando te das cuenta que estamos todos vigilados".

LEA MÁS:

      Embed

En el mundo de hoy no se puede pasar desapercibido para una persona normal como para un famoso: "Hoy la privacidad se reduce a tu casa, siempre hay una habitación que te resguarda. pero nadie se salva del Gran Hermano viviente y real al que estamos todos sometidos".

Lali, sin embargo, aclara que cuando el director del film Ariel Winograd pronunciaba la palabra "acción": "Ahí era Camila, no yo. La línea de pensamiento está puesto en Camila. En lo personal para mí fue un cambio muy grande cuando ya no sólo me reconocían por el nombre de mis personajes como sucedió en Esperanza Mía y Casi Angeles, sino por mi nombre verdadero, Lali Espósito. Si bien me gusta mostrarme tal como soy, igualmente la gente se arma un personaje de lo que ve de vos, de lo que cree que sos y eso lo acepto porque forma parte de la fantasía de la ficción".

La actriz remata que en este medio "lo que más me deja tranquila es que yo me muestro como soy. Es verdad, soy algo puteadora, muy controladora de mi trabajo, aunque ahora aprendí a delegar", concluye sincera.

      Embed



Comentarios Facebook