martes 27.09.2016 - Actualizado hace
Río de Janeiro 2016
10 | 08 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Phelps - Le Clos, el duelo entre dos cracks que no termina en el agua

0
Comentarios


La rivalidad nació por el triunfo del sudafricano en Londres 2012. Las declaraciones punzantes de ambos lados despertaron el deseo de revancha del estadounidense. Hubo cruces en los 200 metros mariposa, pero en Río de Janeiro habrá un poco más

Phelps - Le Clos, el duelo entre dos cracks que no termina en el agua
Foto:

El Aquatic Center de Londres vibraba. Era el 31 de julio de 2012 y los Juegos Olímpicos entregaban una nueva medalla. Para los 200 metros mariposa, Michael Phelps partía como favorito desde el sexto andarivel. Era líder en los primeros 100 metros, pero los últimos 75 iban a tener una sorpresa: el sudafricano Chad Le Clos lo superó por centésimas. 1:52.96 contra 1:53.01. Su festejo fue enérgico y la bronca quedó atragantada en el plusmarquista, que apenas saludó a su rival.

Ese fue el momento de quiebre de dos nadadores que tenían una buena relación. Fue el primer capítulo de un choque que tuvo declaraciones cruzadas, hostigamientos y un retorno de Phelps en busca de revancha y demostración de su poderío en la misma distancia y estilo.

"Gran parte de mi motivación viene de ver nadar a Michael. Quiero ser como él, quiero ganarle", dijo el oriundo de Sudáfrica.

Río de Janeiro fue escenario de un nuevo encuentro entre ambos. Antes de los 200 metros mariposa (y previo a la nueva dorada del norteamericano) Le Clos realizaba ejercicios de precalentamiento, mientras Phelps, sentado y con sus auriculares puestos, estaba en silencio y con los ojos inyectados.

      Embed

"Nada, la verdad. Ni siquiera lo quería mirar. Él hace lo suyo, y yo lo mío", contestó el ganador de 25 preseas ante la pregunta de la prensa sobre su actitud.

Pero cuando Phelps decidió retirarse, hubo palabras de los dos bandos y una "búsqueda" de inspiración por parte de Chad al no tener a su gran rival.

El Tiburón, al no poder competir en el Mundial de Natación de Kazán en 2015 por la suspensión (fue descubierto ebrio mientras conducía), observó todas las carreras y, específicamente, el estilo mariposa, sobre el que se permitió una ironía: "Sigue con muy poca velocidad".

"He hecho el tiempo que él en cuatro años no pudo lograr, así que puede quedarse tranquilo ahora", expresó Chad, que no paró ahí al enterarse que el nadador iba a estar en Río: "Ahora no podrá decir 'Oh, no he estado entrenando', y toda esa basura que ha estado soltando. El año que viene será Muhammed Ali contra Joe Frazier".

Una fotografía captó el instante en que los dos se volvieron a cruzar en una piscina. Le Clos lo mira. Phelps avanza. Era la plena competencia por los 200 metros mariposa. Michael fue primero y dorado otra vez. Chad, cuarto. Aunque aún faltan los 100 metros.

      Embed


      Embed


Comentarios Facebook