viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Espectáculos
14 | 08 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Oscar Martínez: "Ante una gran pérdida no sabes cómo reaccionarás"

Karim González
0
Comentarios
Por Karim González


La película es una remake de un éxito del cine francés. El actor es un millonario sumido en la tragedia de quedar inmóvil y que encuentra un modo de vivir gracias a un excluido del sistema que encarna Rodrigo de la Serna.

Oscar Martínez: Ante una gran pérdida no sabes cómo reaccionarás
Foto:

Decidido a transitar el mundo del cine y probar su suerte allí con mayor continuidad, Oscar Martínez, se siente afortunado de haber sido convocado para protagonizar varias de las más destacadas películas. Inseparables, el noveno film de Marcos Carnevale, estrenado el jueves que encabeza junto a Rodrigo de la Serna, corrobora una vez más ese acierto que se produce cuando se lo involucra bajo un buen libro para contar y una eficaz dirección.

"Yo tenía ganas de hacer cine con continuidad porque es algo que no había hecho. Hice cine pero no con tanta continuidad y de Relatos Salvajes para aquí se dio esa posibilidad", comenta este actor sumergido en la pantalla grande desde el 2014 en que finalizó con la pieza teatral Amadeus que precisamente compartió con De la Serna. "Hice La Patota, El Espejo de los Otros, Kóblic, El Ciudadano Ilustre, Inseparables", enumera listo para filmar dos propuestas en suelo español. "En quince días me voy a filmar a España con Vicente Villanueva, un director relativamente joven muy talentoso que hizo una película con Victoria Abril y Alexandra Giménez que se llama Nacida para ganar muy buena con guión de él. Voy a filmar la versión cinematográfica de Toc Toc que allá es un éxito hace ocho años, más que acá. Haré el personaje del psicoanalista", relata Martínez agradecido de su suerte en el séptimo arte. "Relatos fue algo que excedió", se maravilla. "De Relatos Salvajes para acá me convocaron con buenos guiones. Porque te pueden convocar y que los guiones no sean buenos pero pasó todo lo contrario. No me han llamado para hacer de mi mismo ni identificado con un cliché de tipo de personajes. Hubo una paleta muy interesante de personajes que me han ofrecido hacer", dice el hombre que la semana próxima responderá ante un nuevo estreno cinematográfico que lo realza: El Ciudadano Ilustre, la película que cuenta con la dirección de los consagrados Gastón Duprat y Mariano Cohn.

"El Ciudadano... es la primera que filmé el año pasado y se estrena ahora", informa Oscar y de inmediato agrega un dato revelador: "No me gusta verme como la mayoría pero con Kóblic me pasó que lo vi como a otra persona, no me reconocía. Era otro hombre, con otro aspecto y otra voz".

LEA MÁS:

      Embed

Si de historias atractivas que lo convocan para narrar se trata, la del film Inseparables, resulta ineludible. El nuevo trabajo de Carnevale es la adaptación cinematográfica del film francés muy taquillero conocido como Amigos Intocables, estrenado aquí en 2012, dirigido por Eric Toledano y Olivier Nakache, autores además del libro basado en un hecho real. La película describe una amistad tan inesperada como profunda y sensible entre dos personas diametralmente opuestas: Felipe, un empresario adinerado (Martínez) que ha quedado tetrapléjico debido a un accidente, y Tito, quien va a ser su asistente terapéutico (De la Serna).

"Fue sencillo el trabajo de la remake porque el guión original es extraordinario y los cambios que Marcos hizo, que son necesarios para que resulte verosímil que la acción transcurría en Argentina entre dos personas argentinas, eran casi imprescindibles. Están para mí resueltos con mucha maestría por su parte", describe este intérprete que tuvo a su cargo la compleja composición de recrear a un tetrapléjico.

"Es muy complicado no poder mover nada más que la cabeza. Si movía algo había que tirar la toma al diablo. Mandar con la mente al cuerpo la orden que del cuello para abajo era de yeso no era fácil", relata con pasión. "Eso me produjo que los dos primero días de filmación tenía un dolor que me dolía hasta el pelo. En lugar de haber estado quieto, parecía que había ido corriendo ida y vuelta hasta Trenque Lauquen", sonríe. "Seguramente me producía tanta tensión interna el hecho de que involuntariamente no podía mover ni el dedo meñique porque había que cortar la toma que luego me dolía todo. Después me acostumbré y me relajé el resto de la filmación", asegura quien la experiencia de introducirse en la piel y la emoción de un hombre que sólo puede articular la cabeza lo sensibilizó profundamente en lo personal. "Una de las cosas que hizo el director fue pasarme el link con un documental con el personaje real, con Felipe. Es un documental de él que dura unos 25 minutos que es muy interesante de ver. Se ve cuando va al cine y en algunas celebraciones familiares e incluso tiene filmaciones en Super 8 o video de antes de haber sufrido el accidente. A mí lo que me impresionó es que no se autocompadece ni por un ínfimo segundo. El único momento en que se quiebra es cuando habla de su mujer muerta y lo sorprende la emoción y no puede seguir hablando. Eso me sirvió enormemente. En ningún momento tiene conmiseración y es lo que lo une a Tito que desacraliza su condición de enfermo. Los dos son maestros uno de otro", señala Oscar que dice mantener con Rodrigo De la Serna un vínculo de profunda amistad desde las épocas teatrales de la obra Amadeus.

El caso que se desarrolla de manera emotiva entre el humor y el drama en Inseparables, no puede menos que conmoverlo. "Me vi obligado a reflexionar sobre eso y me hizo muy bien ver el documental con el Felipe verdadero. A él le pasaron dos cosas tremendas; se le murió el amor de su vida, su esposa y a los dos meses quedó tetrapléjico. Cualquiera se resiente o se convierte en alguien muy amargo. Sin embargo este hombre no, no lo es. Y eso tiene una repercusión en uno como persona porque en definitiva la narración, el cine o el teatro es pensarnos a nosotros mismos. En definitiva los que hacemos teatro o cine nos la pasamos pensando en la condición humana", acentúa Oscar Martínez en tono reflexivo. "La fantasía que uno tiene es que si me pasa algo así diría: "llevarme al rascacielos más alto y tirame con silla y todo".

Pero después de verlo a este hombre comprendí que uno fantasea pero no sabe como va a reaccionar en condiciones tan extremas. Uno tiene temor a envejecer, a morir, pero cuando pasa algo verdaderamente extremo no sabe cómo va a reaccionar", analiza. "Existencialmente es algo tan potente que a lo mejor hay recursos que uno tiene que ignora que los tiene. A lo mejor le encontrás un sentido a la vida que no sabías. La gente que pierde a sus hijos, para mí la peor desgracia ya que no hay dolor más grande, los que logran sobreponerse a eso, son gente admirable. Y, mucha de esa gente se pone a trabajar en ONG, a trabajar solidariamente por los demás o hacen lo que siempre quisieron hacer y no se animaron. La vida les cambia radicalmente y a pesar del dolor desgarrador de la pérdida de un hijo, la vida al mismo tiempo los enriquece y los vuelve personas más hondas, y fortalezas que ni ellos sabían que tenían", indaga.

      Embed



Comentarios Facebook