sábado 1.10.2016 - Actualizado hace
Policiales
13 | 08 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Otro efectivo detenido por el homicidio del policía

0
Comentarios


Se trata de Federico Valenzuela Campos, quien se presentó ante el juez para notificarse sobre la resolución de pedido de eximición de prisión y en ese mismo instante quedó preso en la causa por encubrimiento.

Otro efectivo detenido por el homicidio del policía
Foto:

Un tercer efectivo de la Policía rionegrina fue detenido en la ciudad de San Carlos de Bariloche cuando se presentó ante el juez, en el marco de la causa en la que se investiga el encubrimiento del crimen del oficial Lucas Muñoz, quien estuvo desaparecido 27 días y fue hallado asesinado el miércoles pasado.

En tanto, los restos de Muñoz (de 29 años) fueron velados ayer y luego el cortejo fúnebre atravesó las calles barilochenses rumbo la localidad de Ministro Ramos Mexía, de donde era oriundo, mientras los vecinos aplaudían desde las veredas.

El nuevo demorado en la causa anexa al homicidio es el oficial Federico Valenzuela Campos (25), quien se suma al sargento Néstor Meyreles (45) y al oficial principal Luis Daniel Irusta, apresados en Colonia Catriel (Río Negro) y en Carmen de Patagones (Buenos Aires), respectivamente.

La detención se efectuó cuando el imputado se presentó ante el juez Bernardo Campana para ser notificado sobre la resolución acerca de un pedido de eximición de prisión, al que se había opuesto el fiscal Guillermo Lista. Así, en el mismo momento en el cual fue informado de la oposición, quedó detenido.

De acuerdo a lo indicado por el fiscal Lista, está demostrada la "conducta punible" efectuada por los policías ante la solicitud que le hiciera Valenzuela a Meyreles de obtener en un lugar alejado de la ciudad un chip de una línea telefónica a nombre de Muñoz, quien ya estaba siendo buscado.

"Ninguno de los dos se encontraba autorizado a realizar dicha actividad, no contaban con orden judicial que los avale y exhibieron silencio y hermetismo luego de aquella faena, ante el desconcierto" del paradero de Muñoz, incluso "pudiendo entenderse que estuviera con vida", sostuvo el fiscal.

Asimismo, Lista sostuvo que "no ha logrado demostrarse la razón de sus dichos en aquello que pretendían como una actividad sincera, únicamente orientada en poder coadyuvar a dar con el paradero de Muñoz".

Es que "diversos testigos señalan la imposibilidad de acceder, a través del mecanismo expuesto, a la información de su línea telefónica". En consecuencia, se torna evidente que la acción desplegada tuvo como fin "desviar y/o entorpecer el curso de la investigación, muestra cabal del delito de encubrimiento agravado que pesa sobre los imputados".

Para oponerse a la eximición de prisión, el fiscal indicó que "no resultaron verosímiles los dichos de ambos imputados tratando de defenderse y que existió una extensa comunicación telefónica a través de la que Meyreles le informó a Valenzuela haber cumplido con la diligencia encomendada".

Aplausos al paso del cortejo

Mientras tanto, ayer por la mañana, los restos de Muñoz fueron velados en una casa de sepelios de la zona céntrica de Bariloche, para luego partir en un cortejo que a lenta velocidad ante los aplausos de la gente, clamaban por justicia y saludaban a la familia con bocinazos. La caravana se extendió por la ruta nacional 23 parando en distintos pueblos hasta llegar a Ministro Ramos Mexía, en el centro de la provincia, donde anoche fue recibida por los vecinos de Muñoz.

La despedida del policía fue una clara muestra del impacto que tuvo en la comunidad su asesinato y el presunto encubrimiento policial, por el que hay siete efectivos imputados.

Lucas Muñoz había desaparecido el 14 de julio al mediodía, cuando iba a cubrir su puesto a la comisaría 42ª de Bariloche uniformado y con el arma reglamentaria.

LEA MÁS:
      Embed

      Embed



Comentarios Facebook