sábado 24.09.2016 - Actualizado hace
Río de Janeiro 2016
15 | 08 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Justin Gatlin, el odiado del atletismo en la noche de Usain Bolt

0
Comentarios


A pesar de haber obtenido la medalla de plata, el estadounidense se fue abucheado por el estadio. Buscaba la redención tras su pasado de dopaje, pero su figura molesta en los andariveles

Justin Gatlin, el odiado del atletismo en la noche de Usain Bolt
Foto:

Oro en los 100 metros en Atenas 2004, bronce en Londres 2012 y plata en Río 2016. Es el primer estadounidense que logró tres medallas consecutivas sobre esa distancia, pero no importa lo que haga: la figura de Justin Gatlin será abucheada. Es el hombre odiado de la noche de la re confirmación de Usain Bolt. Buscó redimirse por su pasado de dopaje, pero no existe el perdón para él desde la tribuna.

El 2001 fue el año de la primera mirada de reojo. Durante el Campeonato Junior de Estados Unidos ,le detectaron el uso de anfetaminas. La sanción fue de dos años, aunque la IAAF (Federación Internacional de Atletismo, por sus siglas en inglés) se la redujo a un año tras la argumentación del atleta de haber consumido esa sustancia durante su infancia, cuando los médicos le diagnosticaron un elevado déficit de atención.

Un año después comenzaría la explosión en el profesionalismo: campeón en los 60 metros del Mundial Indoor de Birmingham, oro (100 m.), bronce (200 m.) y plata (4x100 m) en los Juegos Olímpicos de 2004; marcó 9´88 para ganar en el Campeonato Mundial de Helsinki (100 m.). Se lo comparó con el Hijo de Viento Carl Lewis.

Sin embargo, el 22 de agosto de 2006 el atletismo mundial otra vez iba a sacudirse, como con el canadiense Ben Johnson en Seúl 1988. La USADA (Agencia Mundial Antidopaje) le halló el uso de testosterona. Debía ser excluído de por vida debido al caso de 2001. Pero Justin recibió soló ocho años. A cambio, el organismo pidió su colaboración para detectar otros casos. Supuestamente el deportista tenía información precisa.

"Si sintiera que he hecho algo con lo que intentase dañar a este deporte, me levantaría y diría: 'Sí, soy culpable y he hecho esto'. He mantenido mi historia mucho tiempo, y he sido honesto", contaba para la agencia Reuters.


      Justin Gatlin

Fue durante esos casi diez años que irrumpió la estrella de Bolt con sus zancadas largas, la deslumbrante velocidad de los jamaiquinos, la pulverización de récords y el carisma que atrajo patrocinadores.

De regreso para 2010, Gatlin sembró triunfos y derrotas, pero lo más doloroso fue en Londres 2012. Vio "volar" a Bolt con sus 9,63 segundos olímpicos. Imbatible.

"¿Qué es lo que realmente cuenta si salgo y compito con Bolt cuando no esté en su mejor momento? No me parece un buen guión. No es una carrera que me gustaría ganar. Quiero que esté a tope, y creo que él también quiere que yo lo esté. Eso es lo que la gente quiere ver", intentó explicar.

En los 100 metros de Río, y en un contexto que aún tiembla con la descalificación de los atletas rusos, intentó encontrar una manera de limpiar los años "de sombras", como describió y demostrar "que aún seguía fuerte". Usaín fue demasiado otra vez.

"Me sorprendieron mucho los pitos a Justin, nunca había vivido algo así", comentó el hombre más rápido del mundo.

      Embed


Comentarios Facebook