martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Viva la pesca
18 | 08 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Diversión en San Pedro “ultraliviana” y en familia

Wilmar Merino
0
Comentarios
Por Wilmar Merino


La pasión compartida por un padre con su hijo va creciendo en cada pique en un ámbito cercano y rendidor, donde hay acción permanente haciendo pesca con artificiales. Equipos livianos “hicieron” los peces más grandes.

Diversión en San Pedro “ultraliviana” y en familia
Foto:

Un día ideal, río calmo, sol y pesca, rodeado de amigos y con un niño que terminó a pura sonrisa. Esas salidas que llena en alma en todo sentido, fue lo que Charly Geier y su hijo Santi vivieron en San Pedro. Guiados por Ruly Ferreyra, carta de buen servicio por su conocimiento y fanatismo por la pesca, los caminos a una buena pesca se acortan. Porque este guía está todos los días metido en el río tenga o no gente.

Cuando te dice "tira debajo de ese sauce" o en la salida de agua en algún lugar que solo él conoce, segur se prenderá un saltarín dorado. Así las cosas, en esta pesca, nuestros amigo y su pequeño hijo Santiago empezaron los tiros en spinning con señuelos de superficie golpeando la costa, buscando con la vista los mejores lugares que en su mayoría son los mas riesgosos para lanzar el señuelo: ramas, vegetación, alguna piedra, zonas muy bajas quizás. Allí es muy probable el enganche, pero también es el ámbito en el que cazan los dorados. Y si el tiro es preciso "viene carne" y si le erramos, sapo. Eso es lo lindo de la pesca, ir perfeccionando el tiro y sacar al pez de ese rincón del río donde acecha a sus presas. Luego de 20 minutos moviéndose continuamente, ya que esta modalidad se hace con el motor en marcha en todo momento, el primer dorado lo sacó Leonel quien ubicó el señuelo con gran precisión detrás de un palo con un equipo ultraliviano, el cual parecía a punto del estallido durante toda la pelea, haciendo verdad aquello de "equipo chico agranda al pez".

Finalmente tras varios saltos y arremetidas, el doradillo se entregó. Esa adrenalina no la da un equipo pesado y tosco que nos saca realmente contemplar la fuerza y garra del aguerrido tigre de los ríos.

Trabajando distintas zonas, se fueron izando doradillos de kilo a dos kilos, tamaño ideal para que Santi Geier, de 8 años, fuera haciendo sus primeras armas en la pesca con señuelos. Con una emoción que iba creciendo a medida que se sucedían las capturas, el peque fue mostrando cada vez mayor pericia para dominar los acrobáticos doradillos que fue venciendo y que pudo ver picar en superficie y sub superficie con señuelos para esa pesca, hecho poco frecuente.

Pero era tal la abundancia que se dieron dobletes de doradillos clavados, que obligaron a la tripulación a maniobras cuasi circenses para no enredarse con el cruce de los doradillos en su lucha, ayudados por la corriente del río y por la debilidad de los equipos que le daban buenas chances de escape a los peces.

Al mediodía, se agradeció un reparador descanso bajo los árboles, mientras Ruly y Charly Geier se lucieron cocinando en disco de arado para lograr unos sandwiches de bondiola con verduras para chuparse los dedos. El niño tenía tal emoción que no se bajó de la lancha y siguió pescando, esta vez, combativas palometas.

En la segunda mitad del día Charly de casualidad robó señueleando dos sábalos muy grandes que le dieron gran trabajo pues venían del lomo y también pusieron al límite a los equipos de spinning ultraliviano. Obviamente se devolvieron al agua, como el resto de la pesca. Y como ya la cuota de doradillos había satisfecho las expectativas de todos, la banda no quiso despedirse sin intentar pescar taruchas, especie emblema de San Pedro. Ruly los llevó a una laguna interior aprovechando una tarde que había pasado los 20 grados de temperatura y que seguramente iba a activar a alguna dientona. La faena fue difícil, hubo que activarlas moviendo señuelos ruidosos, pero finalmente salieron cuatro ejemplares en una hora. Un hermoso final de fiesta donde padre e hijo vivieron una vez más, un hermoso recuerdo compartido que jamás borrarán de sus almas.

      Embed

Te puede interesar

Comentarios Facebook