jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
Río de Janeiro 2016
21 | 08 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Taurasi, la hincha de Central que fue oro para Estados Unidos

0
Comentarios


Logró la máxima presea en el básquetbol y la comparan con la fortaleza de Lebron James. Es hija de una argentina, le encantan las empanadas y es fanática del Canalla. Cuando era chica debió elegir entre el fútbol y la pelota naranja. “Argentina me ayudó en mi carácter y pasión”, aseguró

Taurasi, la hincha de Central que fue oro para Estados Unidos
Foto:

El tablero marcó 101 a 72 frente a España. Por octava vez, y sexta consecutiva, Estados Unidos vuelve a subirse a lo más alto del podio olímpico con su básquetbol femenino. Otra vez Diana Taurasi está ahí, otra vez es figura y una vez más demuestra una pasión inigualable que ella sostiene que se debe a su genética argentina. Es que la cuádruple medallista de oro es hija de una argentina, fanática de Rosario Central y amante de las empanadas. "Argentina me ayudó en mi carácter", aseguró.

Con las doradas obtenidas en Atenas 2004, Pekín 2008, Londres 2012 y la última en Río de Janeiro 2016 es considera la mejor jugadora del mundo, lauros que se le suman a los dos Mundiales ganados (2010 y 2014) y los múltiples campeonatos con Phoenix Mercury en la WNBA.

"Mi madre es de Rosario y mi padre es italiano pero a los cinco años se fue a vivir a Argentina. Los dos vivieron mucho allá y mi familia se encuentra allí. En mi casa se habla castellano", contó para Básquet Plus.

Cuando chica, con su papá, veían siempre partidos de fútbol y practicaba en los tiempos libres, aunque a la par le comenzó a interesar el básquet. Su destreza sorprendía a todos en la escuela, hasta que al momento de elegir no le fue fácil.

"Una noche ella me dijo 'Papá no sé si jugar al fútbol o al básquetbol'. Para mí, hija, lo mejor es el básquet, vas a tener más oportunidades", recordó Mario Taurasi en The Players Tribute y destacó: "Yo veo en Diana algo especial con el básquetbol".

      Embed

Su madre Lily, le recomendó: "Tenés que elegir uno, porque los dos es imposible".

Al enfocarse con la pelota naranja, "todo el mundo quería sus partidos porque era la mejor del equipo", rememoró la hermana Jessika.

La elección fue la mejor para Diana que comenzó a escalar rápidamente desde la liga universitaria hasta la actual profesional.

Sus jugadas son tan brillantes y su participación igual de activa en el juego, que comenzaron a compararla con Lebron James, a tal punto de apodarla White Mamba, a diferencia del gigante de Cleveland que le dicen Black Mamba.

No olvidas las raíces Diana, que dice comer "empanadas y milanesas todas las noches", mirar varios partidos de la Liga Nacional y alentar siempre a Rosario Central, al igual que la mamá.

"Cuando estuvimos en Atenas 2004, mi padre tenía entradas para el juego entre Argentina y Estados Unidos. Él se fue con la camiseta de Argentina y se sentó entre toda la hinchada estadounidense este boludo", relató.

Y sueña: "Cuando tenga tiempo mi sueño es viajar a la Argentina para estar con los chicos que les gusta el baloncesto para que aprendan y estudiar un poco las diferentes cosas que realizamos en Estados Unidos porque cada año se está poniendo mejor el baloncesto en Argentina. Y eso se ve con la Selección Masculina y este año en el Femenino con lo realizado durante el Repechaje Olímpico".

      Embed


Comentarios Facebook