jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
Río de Janeiro 2016
22 | 08 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

El deporte más prolífico no puede con esta sequía

Gustavo Nigrelli
0
Comentarios
Por Gustavo Nigrelli


El voleibol argentino tiene a Julio Velasco listo para hacerse cargo de un nuevo ciclo olímpico. Su nombre es la garantía de un crecimiento que se viene notando, en logros notables, desde su llegada en 2014.

  El deporte más prolífico  no puede con esta sequía
Foto:

Pasó Río, y la sequía olímpica del boxeo argentino sigue en pie. El deporte más prolífico en medallas de la historia de nuestro país no levanta cabeza, tras la última obtención del mendocino Pablo Chacón en Atlanta '96, de lo cual pasaron ya 20 años. Recordar que se venía de otra larga infertilidad de 28 desde México '68, con la Nº 23 que logró Mario Guillotti (ahora son 24).

¿Fracasó el boxeo argentino? ¿Es problema deportivo, económico, político, dirigencial? ¿Cómo puede haber decaído tanto? ¿Hay soluciones? Es difícil pensar en revertir la tendencia. Malos fallos, dificultades estructurales y económicas del país en general, avances de otras potencias y la coyuntura del boxeo olímpico mundial, alejan a Argentina, y más aún, a América en sí, de mojar algo más.

Entonces se advierte que de las 40 medallas que se reparten en las 10 categorías, entre Oro, Plata y Bronce, sin distinción de color 6 fueron para Cuba (ex potencia), 2 para USA, y 1 para Colombia, México, Venezuela y Brasil, muchos de ellos con equipo completo, y con la tamaña inversión que hicieron algunos, como en el caso del anfitrión. El resto fue para Europa y Asia, y 1 para África. Ni hablar de las categorías grandes.

Argentina llevó 6 púgiles, cuando se venía de 1 ó 2 en todo el siglo, tras los 7 que fueron a Sydney 2000, lo cual marca un repunte.

Pero apenas se ganaron 3 peleas, y no es casual que lo hayan hecho los dos que ya tenían un JJ.OO. encima, como Alberto Melián (ganó 2) y Yamil Peralta (1), que obtuvieron diploma y quedaron al borde de medalla, y que junto a Fernando Martínez eran de quienes más se esperaba. También es cierto que la AIBA echó a varios jueces/árbitros por pésimos fallos, en el balance final, lo peor del torneo. ¿Perjudicaron éstos a algún argentino?

No necesariamente, pero fueron malos los fallos contra Yamil vs. el cubano Erislandy Savón y de Fernando Martínez vs. el búlgaro Daniel Asenov. Y a Melián se la pararon mal en el 1º ante el uzbeco Akhmadaliev. No por nada echaron también al árbitro que la dirigió, el irlandés Micky Gallagher.

No obstante, todos, absolutamente todos los vencedores de púgiles argentinos perdieron a la siguiente pelea, y eso habla de que eran ganables, a menos que los hayan perjudicado con los fallos. Quizás la inclusión del profesionalismo nos favorezca en los Juegos que vienen.i

      Embed


Comentarios Facebook