sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
General
22 | 08 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

La Serenísima habla de una crisis de la leche peor que 2001

0
Comentarios


El consumo cayó 8% y el presidente de la compañía se lo atribuyó a la suba en los costos de producción del tambo, a la modificación del tipo de cambio y a la eliminación de las retenciones

La Serenísima habla de una crisis de la leche peor que 2001
Foto:

Dos semanas atrás, los tamberos reclamaban que se declarara la emergencia del sector lácteo. Los números muestran que el consumo cayó entre un 7% y 8% respecto de 2015 y un estudio realizado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) indicó que con la AUH que cobra actualmente ($966), un beneficiario puede comprar 16 litros menos de leche que con la que percibía en julio del año pasaba ($837).

Para realizar el cálculo, la CEPA -que dirige el economista y concejal del FPV en San Martín Hernán Letcher- tomó como referencia el precio promedio del sachet de leche a mediados del año pasado ($11) y el actual ($16).

El presidente de La Serenísima, José Moreno, aseguró que ya se trata de la peor crisis para el sector lácteo, superando a la de 2001-2002. Así analizó el empresario la situación de esta actividad económica después de que el Gobierno de Mauricio Macri modificó el tipo de cambio -con una devaluación del 55%-, la eliminación de las retenciones al maíz y la suba de la cotización internacional de ese grano que es el alimento de las vacas.

"Los costos de producción del tambo crecieron y la industria no los puede reconocer vía precios, ya que el consumo interno de lácteos cayó entre el 7 y 8% debajo de 2015", dijo Moreno en declaraciones al diario Clarín.

 Al ser consultado sobre si la firma ya vivió otras crisis parecidas, Moreno contestó: "Se vivió parcialmente en 2002 pero el consumo se reacomodó rápido. Esta es la crisis más profunda que ha vivido el sector, porque además nos golpeó el clima, que castigó a Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos, con bajas en la producción de 15 a 20%".


LEA MÁS:

      Embed

El empresario rechazó las acusaciones de los tamberos que acusan al sector de la industrialización y comercialización de estar quedándose con la mayor parte de la rentabilidad mientras ellos trabajan con precios de quebranto. "Es muy difícil que un empresario atente contra su negocio a través de un precio o un margen excesivo. No veo a quienes se apropien de rentas excesivas a costa del eslabón que les permite sostener su actividad", dijo el presidente de La Serenísima.

"El problema de la lechería no pasa por el margen de los supermercados. Pasa porque el país está preparado para procesar el doble y falta la materia prima. Hoy se está recuperando el precio internacional y no hay leche para exportar. La Serenísima tiene una capacidad ociosa de 3 millones de litros diarios", dijo.

Y explicó en ese sentido que en la década del 90 y por un gran trabajo de extensión con incorporación de tecnología en el tambo, la producción de leche creció 100% en la Argentina. "En ese momento la industria acompañó y se preparó para procesar 15.000 millones de litros por año. Hoy, buscando en el fondo de la lata, no llegamos a los 11.000 millones. Es el mismo volumen que teníamos en 1998, llevamos 18 años de un estancamiento fenomenal. Estamos preparados para otro nivel", sostuvo.

La firma está en etapa de cambios: Arcor llegó en diciembre de 2015 cuando, tras un desembolso de US$60 millones, se quedó con el 25% de la empresa, un porcentaje que crecerá en enero próximo al 35%, luego de un pago adicional de US$35 millones; en 2021, la líder mundial de golosinas podría comprar el 100% de la láctea.

      Embed

Comentarios Facebook