domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
SurUrbano
23 | 08 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Exigen cambios en centro de detención para jóvenes de Lomas

0
Comentarios


La CPM denunció que algunos días los jóvenes permanecen alrededor de 20 horas encerrados en sus "dormitorios", a los que califica como auténticos calabozos sin ninguna diferencia con los de una cárcel de adultos.

Exigen cambios en centro de detención para jóvenes de Lomas
Foto:
Exigen cambios en centro de detención para jóvenes de Lomas
Foto:

La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) reclamó "una transformación urgente" de los lugares de encierro para jóvenes, tras inspeccionar Centros de Recepción de Lomas de Zamora -donde están alojados 68 jóvenes- y de Malvinas Argentinas.

El organismo informó que constató la existencia de "un régimen de vida tan severo que convierte a estos lugares en cárceles", por lo que alertó sobre la urgente necesidad de transformar esta situación y promover "una política de contención acorde a la legislación vigente, la cual reconoce y garantiza los derechos de los jóvenes privados de libertad".

Para la CPM es imperioso que el Organismo de Niñez y Adolescencia de Buenos Aires tome nota de esta situación y ponga en marcha una política de contención que supere las alternativas de encierro extremo y aislamiento existentes. No sólo porque promueven situaciones y prácticas que vulneran los derechos fundamentales sino porque, además, se ha probado que no contribuyen en ningún sentido al mejoramiento de las condiciones de vida de estos jóvenes y mucho menos a sus expectativas y posibilidades de futuro.

"Esto es una cárcel para niños, lo cual es inadmisible", dijo el presidente de la CPM, Adolfo Pérez Esquivel, al salir de una inspección. Por ello, el Premio Nobel de la Paz agregó que "este tipo de encierro no es bueno ni para la salud mental y ni para la vida de los jóvenes".

Según la información recolectada por CPM, se trata de "un régimen de encierro extremo que no cumple con la normativa nacional e internacional vigente" que regulan estos ámbitos.

Al respecto, aseguran que algunos días a la semana, "los jóvenes permanecen alrededor de 20 horas encerrados en sus "dormitorios", auténticos calabozos sin ninguna diferencia con los de una cárcel de adultos. Tienen puerta metálica con pasa plato y están distribuidas en pabellones cerrados con rejas".

Los fines de semana pueden permanecer las 24 horas aislados. Y, por otro lado, los lugares de recreación no son adecuados: un único patio enrejado hasta el techo que, en el caso del Pablo Nogues, nunca penetra el sol.

Para Víctor de Genaro, integrante de la CPM que estuvo presente en una de las inspecciones, "la situación es agobiante y no contribuye a una preparación para la vida, sino que es una puerta abierta a la reincidencia".


Comentarios Facebook