jueves 29.09.2016 - Actualizado hace
Salud
28 | 08 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Enfrentar la epilepsia, una enfermedad que no discrimina

0
Comentarios


Se trata de uno de los trastornos neurológicos crónicos más frecuentes, lo que representa un problema para la salud pública. La epilepsia puede afectar a cualquier individuo, sin distinción de sexo, edad, raza o clase social; tiende a manifestarse en la infancia o en la adolescencia tardía y su incidencia aumenta nuevamente después de los 65 años de edad.

Enfrentar la epilepsia, una enfermedad que no discrimina
Foto:

La epilepsia se define como la presentación crónica y recurrente de fenómenos paroxísticos ocasionados por descargas neuronales desordenadas, bruscas y excesivas que se originan en el cerebro, provocando crisis epilépticas.

La epilepsia es uno de los trastornos neurológicos crónicos más frecuentes, esto significa un problema para la salud pública, por lo cual es necesario un programa nacional para el manejo integral de las personas que padecen la enfermedad.

Se estima que la prevalencia de la epilepsia oscila entre el 4 al 10 por 1000 personas; puede afectar a cualquier individuo, sin distinción de sexo, edad, raza, clase social o límites geográficos. Las crisis tienden a manifestarse en la infancia o en la adolescencia tardía, pero la incidencia aumenta nuevamente después de los 65 años de edad. Cabe destacar que hay síndromes que aparecen en cualquier edad, mientras que otros comienzan en la niñez y continúan hasta la adultez.

El abordaje del paciente con epilepsia implica un estudio integral para poder definir con precisión su diagnóstico, tratamiento y seguimiento. "El procedimiento terapéutico consiste generalmente en la indicación de fármacos antiepilépticos para lograr el control de las crisis epilépticas con el fin de prevenir o reducir los riesgos de impacto físico, orgánico y emocional como pueden ser la disminución de la morbilidad, las repeticiones de las crisis, traumas y en algunos casos extremos la mortalidad" destaca el Dr. Roberto Caraballo, neurólogo especialista en epilepsia. El prestigioso médico se desempeña en el Hospital de Pediatría Prof. Dr. Juan P. Garrahan a cargo del manejo de las epilepsias refractarias al tratamiento.

      Embed


Epilepsia Refractaria

Aproximadamente el 80% de los casos con epilepsia presentan una respuesta adecuada a los fármacos antiepilépticos, y en el 60% las crisis remiten en forma permanente con tratamiento farmacológico. Los pacientes restantes son variablemente resistentes al tratamiento y las crisis se reiteran a pesar de la medicación adecuada. Sin embargo, no existe una definición aceptada de epilepsia refractaria y los criterios varían de modo considerable. En general, se toma como base la falta de respuesta al uso adecuado de los antiepilépticos (AE) en las máximas dosis toleradas, durante un período mínimo necesario.

Dada la persistencia de las crisis en las epilepsias refractarias, o mejor denominadas resistentes a los fármacos, los pacientes al igual que sus familias tienen una la calidad de vida deficiente marcada por las mismas y las limitaciones que éstas producen. Por lo tanto, es crucial ofrecerles otras alternativas terapéuticas no farmacológicas tales como dieta cetógena, cirugía, estimulador vagal y otras según esté indicado. En este sentido, es importante reducir el número de crisis, atenuar las manifestaciones clínicas o disminuir los efectos adversos de los AE.

Por otro lado, cabe destacar que es imprescindible el estudio sistemático de los pacientes con epilepsias de difícil control, ya que un número considerable de pacientes se beneficiarán si se realiza un diagnóstico correcto y un tratamiento integral adecuado.

Un diagnóstico adecuado

Si bien las evaluaciones y exámenes dependerán de las necesidades de cada caso individual, es fundamental que el médico tratante realice su diagnóstico contando con análisis de sangre; electroencefalograma (EEG) y/o video- EEG; tomografía computada y/o resonancia cerebral; estudios neurometabólicos; entre otros.

Una vez que se ha hecho el diagnóstico, el médico debe buscar el mejor tratamiento para controlar los ataques, para ello recetará el medicamento que considera adecuado de acuerdo al tipo de crisis que tenga el paciente. Durante su tratamiento, el neurólogo hará uso de los estudios antes mencionados para tener la información necesaria a fin de darle al paciente el mejor cuidado y atención. De esta manera, podrá medir los niveles de los medicamentos en sangre para saber qué cantidad tiene, si toma la medicación y si tiene efectos secundarios o recurrir a un EEG para saber si la medicación ha modificado las descargas eléctricas del cerebro.

      Embed

Comentarios Facebook