miércoles 28.09.2016 - Actualizado hace
General
28 | 08 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Nene electrodependiente padece por desidia del ENRE

0
Comentarios


El chico tiene 2 años y necesita de un grupo electrógeno que abastezca al respirador al que está conectado las 24 horas pero el ente regulador ahora dice que no puede forzar a EDESUR a que se lo faciliten.

Nene electrodependiente padece por desidia del ENRE
Foto:

Joaquín Stefanizzi es un niño electrodependiente de 2 años que necesita estar conectado las 24 horas a un respirador para poder vivir. A principios de julio, su familia consiguió que lo incluyan en la tarifa social, pero aún no recibió ayuda para hacer frente a los cortes de luz. Es que el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) se comprometió a facilitarle un grupo electrógeno a través de EDESUR para sobrellevar esa difícil situación, pero pasó más de un mes y medio y el aparato aún no llegó.

"En su momento insistí con el tema del grupo electrógeno y el ENRE se comprometió a brindarlo. Ahora nos dicen que quizás hubo un mal entendido o un error de comunicación, ya que ellos no pueden obligar a EDESUR a enviar un grupo porque no existe una normativa al respecto", precisó en diálogo con DIARIO POPULAR Mauro, papá de Joaquín.

Mauro aseguró que "ellos se comprometieron a la tarifa social, pero la verdad es que de nada sirve", debido a que el beneficio contempla apenas 150 kilovatios, mientras que un electrodependiente consume alrededor de 1.500 por mes.

      Embed

Sin la ayuda prometida, los padres de Joaco, como lo llaman en su casa, se las ingenian como pueden cuando, tal como ocurrió la semana pasada, se interrumpe el suministro eléctrico. Los tubos de oxígeno duran sólo algunas horas y la situación se vuelve angustiante.

Al respecto, su familia contó que "si bien estamos registrados como electrodependientes y tenemos un número de teléfono directo, no fueron capaces de enviar ni siquiera una cuadrilla especial o proveernos un grupo electrógeno de su depósito ante una emergencia".

"Como solución volvieron a sugerir trasladarme al hospital, con los riesgos de infecciones intrahospitalarias que eso conlleva. Parece que la vida de los electrodependientes no les importa, por mas cruel que parezca", se lamentó Mauro.

"Según las autoridades del ENRE -agregó- sólo tienen que controlar que se cumplan los contratos establecidos con el Estado. Vaya paradoja, ya que en los mismos se habla de 'prestar un servicio de calidad' y están lejos de hacerlo".

Pero para el padre de Joaquín hay otra preocupación en el horizonte, la que se relaciona con los habituales cortes de energía que se producen en el verano.

      Embed


Comentarios Facebook