sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Política
29 | 08 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

La protesta frutícola se hizo bandera de la oposición

0
Comentarios


De tenerlos en la vereda de enfrente, los kirchneristas pasaron súbitamente a ser los primeros defensores de los productores que protestaron en Plaza de Mayo. Las causas de un conflicto que lleva décadas.

La protesta frutícola se hizo bandera de la oposición
Foto:

La última protesta frutícola, en la que productores de peras y manzanas de Río Negro regalaron 10 toneladas de fruta a la gente que se congregó en la Plaza de Mayo esta semana, se convirtió otra vez en funcional para la oposición.

Los que antes eran enemigos, como fue el campo para el kirchnerismo, ese martes del reparto se transformaron en amigos a los que hay que defender. Así el campo de estar en la vereda de enfrente pasó a ser una víctima cuando hace siete meses era denostado políticamente.

Sin embargo, la realidad marca que la crisis de las economías regionales están desde hace 70 años en "ciclos", como afirmó al día siguiente el economista Javier González Fraga al disertar en la primera Jornada Nacional del Agro (Jonagro) que organizó Confederaciones Rurales Argentinas en la Bolsa de Cereales porteña y que inauguró el presidente Mauricio Macri. En esa oportunidad, Macri asumió el compromiso de ayudar a los integrantes de "una economía regional como la fruta con un sector de productores que no encuentra el camino todavía hacia ese crecimiento".

También sostuvo que la situación "demanda entender con inteligencia cómo usar los recursos del Estado para sacarlos (a los productores) de ese lugar" en el que cayeron por la falta de rentabilidad y de demanda externa con sobreoferta en el mercado interno. Según Macri, de la crítica situación se sale utilizando recursos del Estado y añadió que se responde a "años de políticas equivocadas" que se dieron cuando la Argentina tenía "todas las oportunidades de potenciarse, de consolidarse porque había un precio internacional, y de nuevo la miopía interrumpió el ciclo exportador".

Los frutícolas patagónicos tiraron millones de kilos de peras y manzanas, el año pasado y antes, durante el gobierno de Cristina Kirchner, y tampoco apareció en ese momento la solución. Comparten la crisis, que también viene de lejos, con el sector de la fruta de pepita, los tamberos que enfrentan precios bajos internacionales que impide exportar y locales que no alcanzan a cubrir los costos de producción. En todos los casos se reclama la presencia de un Estado que acompañe con créditos a muy largo plazo y períodos de gracia, ya que la falta de rentabilidad es alta.

Macri dijo que no "solamente con palabras" van a ayudar y que ya han "repartido compensaciones entre más de 9.000 tamberos por más de 1.100 millones de pesos y créditos a tasas subsidiadas por más de 1.500 millones de pesos".

LEA MÁS:

      Embed



Desde el oficialismo una voz clara que se alzó fue la Alejandro Gennari, jefe de la Unidad para el Cambio Rural (UCAR) del Ministerio de Agroindustria, al disertar también en Jonagro. Avaló lo que algunos productores como el frutícola integrado de General Roca, Río Negro, Daniel Hutter, recolector, empacador y exportador señaló: "El problema más grande que enfrentamos son los juicios laborales", en la actividad.

Gennari, quien es docente en la Universidad de Cuyo en Mendoza, manifestó que el "trabajo jornalero" (una hectárea frutícola insume 100 jornales) "se paga con una especie de estampilla que va al banco o al correo" porque "vas a cosechar fruta y un día tenés 5, otro día 12, otro 10 (peones rurales) y todos los días que cargar y descargar lo que sacaste".

"Ojo hay una enorme confusión, un durazno vale más en fresco que enlatado, el agregado de valor es mucho más alto que el producto industrializado. Es mucho más el agregado de valor y genera mucho más empleo un berri que se cultiva en Tucumán y que sale y llega a Nueva York, que la industria que lo manda congelado". Por lo tanto, señaló "es clave resolver el problema de la legislación laboral para los cultivos permanentes y los que son intensivos y de manos de obra".

"Piensen que la relación es en mil hectáreas, mil ochocientos empleos en manzana o pera" y también reconoció que se debe "ser un país normal en condiciones normales". Gennari explicó: "no digo que paguemos la tasa casi negativa que paga un europeo, pero tener un crédito un poquito más caro que en Chile, 6, 7, 8 por ciento, sí. Eso no existe", declaró desde las entrañas mismas del gobierno de Cambiemos.

Prevén a corto plazo mejora del poder de compra

El último informe del Banco Ciudad destacó la desaceleración de la inflación núcleo y marcó una perspectiva de recuperación del poder de compra a corto plazo y de la actividad económica para el último trimestre del año.

"Mirando para adelante, si bien la mayor parte de los indicadores de actividad económica permanecen en terreno negativo, en los próximos meses comenzaría a morigerarse su contracción, con perspectivas de recuperación para el último trimestre del año", sostuvo la entidad en el informe semanal. En ese sentido marcó que la construcción "se vería estimulada por la obra pública y mayores créditos al sector privado", en tanto que la actividad comercial "podría reaccionar ante una recuperación en el poder de compra, en un marco de desaceleración de la inflación y alzas de salarios y jubilaciones, fruto de la entrada en vigencia de los ajustes escalonados dispuestos en las paritarias y los pagos previstos a la clase pasiva".

El informe económico semanal del Banco Ciudad desglosa además los nuevos datos del Índice de Precios al Consumidor (IPC) publicados por el INDEC y concluye que "el proceso de desinflación continúa su curso, registrando una variación mensual incluso menor a la esperada".

"Con un incremento del 2% en julio la variación de los precios minoristas pasó a ubicarse 1,1 puntos porcentuales por debajo del mes de junio y 0,2 puntos porcentuales debajo del nivel esperado, según el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) publicado por el Banco Central", indicó el Banco Ciudad. Agregó que la misma tendencia arrojaron el IPC-Córdoba (1,7%) y el IPC-Ciudad de Buenos Aires (2,2%), con una variación de 1 punto porcentual respecto a junio.

"El dato más relevante, sin embargo, surge al descomponer la inflación por categorías, observándose una inflación "núcleo" en descenso y por debajo incluso del nivel general", agregó el informe. Precisó que el "subíndice "IPC-Núcleo" de INDEC registró una variación mensual de 1,9%, 0,8 puntos porcentuales por debajo del registro del mes previo y el mínimo desde la nueva publicación de la serie".

"En el caso del IPCBA, la desaceleración en la inflación núcleo resultó aún más importante, de 3,6% en junio a 2,3% en julio, y tiende a converger con esto a los valores promedio de los últimos tres años (2,4% desde enero de 2013)", agregó.

      Embed





Comentarios Facebook