miércoles 28.09.2016 - Actualizado hace
¿TE ACORDÁS DE...?
31 | 08 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Archivo | El vuelo de Lapa que no llegó a despegar

Marcelo Pensa
0
Comentarios
Por Marcelo Pensa


El 31 de agosto de 1999, el vuelo 3142 de la compañía LAPA con destino a Córdoba se estrelló en el aeroparque Jorge Newbery de la Ciudad de Buenos Aires. Murieron 65 personas, mientras que 17 resultaron heridas de gravedad

Archivo | El vuelo de Lapa que no llegó a despegar
Foto:

Al iniciar la aeronave su carrera de despegue en la cabina comenzó a sonar una alarma a la que los pilotos hicieron caso omiso. La mencionada alarma daba cuenta de que los flaps se encontraban retraídos, lo que les impidió despegar pese a haber superado la velocidad mínima que habían calculado que necesitaban para hacerlo.

Imposibilitados de frenar antes de la finalización de la pista del aeroparque porteño por la velocidad que traían, continuaron la carrera fuera de ella, rompiendo luego las vallas del perímetro del predio, cruzando una avenida, arrastrando en su trayecto a un automóvil que circulaba por ella, para terminar colisionando sobre unas máquinas viales y un terraplén.

La pérdida de combustible sobre los motores calientes y el gas expelido por la rotura de una planta reguladora existente en el lugar provocaron el incendio y destrucción total de la aeronave, lo que agravó aún más el cuadro para las víctimas a bordo del avión.

La Junta de Investigaciones de Accidentes de Aviación Civil (JIAAC) determinó que se había tratado de un error de los pilotos al olvidar configurar el avión correctamente para el despegue. Sin embargo, la investigación penal abierta se centró posteriormente en probar que la cultura organizativa de la empresa y la falta de controles por parte de las autoridades de la Fuerza Aérea fueron factores causales del accidente, permitiendo, entre otras cosas, que el piloto volara con su licencia vencida.

      Embed
banner

Es por ello que la acusación imputó a algunos de los máximos directivos de la empresa LAPA y a los funcionarios de la Fuerza Aérea responsables de los controles y obtuvo que la causa fuera elevada a juicio oral.

La sentencia, que fuera dictada el 2 de febrero de 2010, absolvió a todos los funcionarios de LAPA procesados con excepción de Valerio Francisco Diehl (gerente de Operaciones) y Gabriel María Borsani (jefe de Línea de Boeing 737-200), a quienes condenó a tres años de prisión en suspenso, por considerarlos penalmente responsables del delito de estrago culposo agravado por cuanto "elevaron el riesgo permitido, al haber decidido ascender el 9 de diciembre de 1998 al piloto Weigel en el puesto de comandante de avión B 737-200, desatendiendo las características de vuelo negativas que se presentaban en forma recurrente a lo largo de su carrera profesional, evidenciadas en su legajo técnico, las cuales se vieron reflejadas el día del accidente".

También afirmó que la orientación dada a la investigación, en cuanto a que se llevó a cabo "desde un parámetro amplio de cultura de inseguridad de la empresa, fue un error que generó un enorme dispendio de esfuerzos y tiempo".

El comandante era Gustavo Weigel, de 45 años de edad, y el copiloto era Luis Etcheverry, de 31; quienes fallecieron durante el accidente. El comandante contaba con una experiencia de 6500 horas de vuelo, de las cuales 1710 habían sido en el tipo de aeronave accidentada; mientras que el copiloto había volado 560 de sus 4085 horas de vuelo en el tipo de aeronave accidentada.

Acerca de ellos, el informe de la JIAAC dijo que "de sus registros de comprobaciones en vuelo y simulador, surgieron características de vuelo negativas que se repitieron y que si bien pudieron ser superadas por ambos ante ambientes rigurosos, volvieron a aparecer cuando se encontraron en ambientes faltos de disciplina como el de la cabina del vuelo 3142".

Luego del impacto con el terraplén, pero antes de incendiarse, la auxiliar de a bordo intentó tomar y accionar un extintor, pero no le fue posible puesto que éste se hallaba muy caliente. También intentó sin éxito abrir la puerta trasera derecha que se hallaba trabada posiblemente por deformación. Finalmente la otra auxiliar de a bordo pudo abrir la puerta trasera izquierda permitiendo la evacuación de muchos pasajeros antes de que se propagase el incendio. El lado derecho del fuselaje presentaba una zona quebrada por la que pudieron escapar unos pocos pasajeros.

      Embed

Comentarios Facebook