lunes 26.09.2016 - Actualizado hace
Turismo
04 | 09 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Villamontes, donde confluyen los colores

0
Comentarios


Río, selva y sierra confluyen en un lugar increíble. Ubicada entre nuestra frontera y la de Bolivia, resulta ideal para encarar excursiones insólitas o travesías con un bagaje histórico, inolvidable para cualquier turista. Pesca, deportes y safaris fotográficos, también suman intensidad en un paraíso rico en flora y fauna.

Villamontes, donde confluyen los colores
Foto:

La ciudad boliviana de Villamontes, sobre la frontera con la Argentina y a sólo una hora en auto desde Salvador Mazza, cuenta con atractivos turísticos increíbles en el alto río Pilcomayo, donde se pueden hacer deportes acuáticos, pesca, safaris fotográficos, baños termales y excursiones de gran valor histórico relacionadas con la conquista española y la Guerra del Chaco.

Vecina de la ciudad de Tarija, la zona fue cabecera de las operaciones militares de la guerra en la que se enfrentaron Bolivia y Paraguay en la década del '30, por lo que fue sometida a asedio y tuvo varios centenares de muertos.

Pero hoy, la sierra, la selva y el río dan lugar a un paisaje único: desde Villamontes se puede salir a recorrer sus múltiples atractivos, como El Angosto o Cañón del río Pilcomayo, a 10 Km de la ciudad, lugar de impresionante belleza, donde la erosión eólica dibuja extrañas formas de fauna salvaje en las milenarias rocas montañosas, y donde se extienden puestos de pesca aptos para disfrutar, parrilla en mano, de apacibles jornadas familiares. La pesca es importante para la región, sobre todo para los pueblos originarios, los matacos, ya que ocupa mano de obra y genera ingresos, además de proveer un producto sustituto de la carne vacuna con un alto poder nutritivo y bajo costo.

Especies como el sábalo, el dorado y el surubí, son muy requeridos durante la temporada de pesca que se prolonga de mayo a septiembre, época invernal cuando el nivel del agua desciende.

LEA MÁS:

      Embed

Estremece y cautiva

Este imponente caudal acuífero de estremecedora y cautivante belleza también constituye un lugar inigualable para safaris fotográficos, largos paseos y deportes acuáticos.

Con altitudes que van desde los 265 metros a los 5.200 sobre el nivel del mar, con una profundidad de 6,6 metros, un ancho de 150 metros y un caudal promedio anual de 203,14 metros cúbicos por segundo, el río Pilcomayo reina desde esas latitudes hasta el Paraguay.

A 5 Km de Villamontes, sobre la ruta troncal a la ciudad de Tarija, se encuentra un centro termal muy visitado por sus propiedades curativas de medicina natural.

El Parque Nacional Aguarague es un área de manejo integrado protegido, ubicado al oeste de la ciudad, muy propicio para el turismo de aventura y turismo ecológico, donde se pueden desarrollar excelentes safaris fotográficos rodeados de la fauna y flora propias de la región, además de fuentes y corrientes naturales de cristalinas aguas.

Precisamente, a 4 Km de las últimas estribaciones de las serranías del Aguarague, camino hacia la ciudad de Tarija, está Tampinta, una de esas fuentes de agua cristalinas y frescas, rodeadas de exuberante vegetación.

Tarairí, comunidad guaraní de gran valor histórico y que fue epicentro de fuertes combates al final de la Guerra del Chaco, constituye hoy una zona citrícola con excelente calidad en naranjas, mandarinas, pomelo, lima, limón y otras variedades de frutas.

La zona es apta para el turismo ecológico y de aventura, sano esparcimiento y fundamentalmente divulgación histórica.

Otra comunidad interesante y con población indígena es Samayhuate, a 10 Km de Villamontes, que también fue escenario de algunos acontecimientos relacionados con la Guerra del Chaco.

      Embed

Comentarios Facebook