lunes 26.09.2016 - Actualizado hace
Política
03 | 09 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Para el gobierno, la protesta fue una expresión política

Emiliano Russo
0
Comentarios
Por Emiliano Russo


Cuando comenzó el acto en Plaza de Mayo, en la Casa Rosada prácticamente no quedaban funcionarios, aunque la postura del oficialismo se centró en que los reclamos planteados en la protesta “carecen de sentido”.

Para el gobierno, la protesta fue una expresión política
Foto:

En el gobierno consideraron al multitudinario acto de ayer en Plaza de Mayo como "político" y, alejándolo de las consignas convocantes -como el tarifazo y la inflación- intentaron vincularlo al "kirchnerismo" y a sectores del peronismo que buscan "posicionarse" con vistas a las elecciones legislativas del año próximo.

Con el presidente Mauricio Macri de gira por China, casi no se contaban funcionarios en Casa Rosada cuando poco antes de las 17 Pablo Micheli y Hugo Yasky daban inicio formal al acto con encendidos discursos contra la administración de Cambiemos.

Gabriela Michetti, a la postre, presidenta en ejercicio, estuvo todo el día en Jujuy compartiendo distintos actos con el gobernador Gerardo Morales. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el resto de los funcionarios de peso abandonaron la sede gubernamental bien temprana la tarde.

Poco antes de irse, un funcionario con despacho en el palacio gubernamental atendió a este medio y explicó que, a su entender, la Marcha Federal resultó "un acto político porque los supuesto reclamos carecen de sentido. Lo que dicen de las tarifas está suspendido a nivel residencial y hoy no se ven representantes de pymes que es dónde sí se aplica el nuevo esquema tarifario. Respetamos toda manifestación pero no la entendemos ya que siempre hemos tenido predisposición al diálogo".

En este sentido, indicó que "la inflación está bajando así que tampoco comprendemos el pedido de reapertura de paritarias, que se negociaron con una suba del costo de vida promedio del 3% cuando ahora sabemos que en agosto ese índice estará cerca del 1%".Poco antes que una cámara de un canal de noticias enfocara a Amado Boudou de cara al escenario montado en Plaza de Mayo, el funcionario consultado dijo que "el kirchnerismo sigue vivo y eso se visibiliza en esta marcha donde también sectores del PJ buscan su lugar".

Acerca de la presencia de sindicalistas como Pablo Moyano, remarcó que los sindicatos que participaron dieron "un gesto de fuerza en la interna del peronismo con vistas a las elecciones legislativas. Desde el 2009 que no pueden poner su gente en las listas para diputados".

Por último, adelantó que antes de fin de año el gobierno podría comenzar a negociar con distintos sectores un llamado al denominado "Pacto Social" -que se vio frustrado a principios de año- para discutir precios y salarios de 2017. 'Es lo que apuesta este gobierno, a conformar mesas de diálogo', concluyó.

Por la mañana, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, había dado señales de la línea discursiva enarbolada por el gobierno para explicar la convocatoria de la Marcha Federal. Tras reunirse con el nuevo triunvirato que conduce la CGT, el titular de la cartera laboral admitió que algunos sectores sociales padecen 'dificultades' pero veía en la movilización de ayer 'tintes políticos e ideológicos'.

Lo cierto es que ayer en el microcentro porteño hubo presencia de las dos facciones de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), la de Yasky ligada al kirchnerismo pero también la Micheli, fuertemente opositora a la administración que gobernó hasta el último 10 de diciembre, grupos de izquierda y organizaciones sociales.


LEA MÁS:

      Embed

Una fuente de La Cámpora consultada explicó que "decidimos participar porque estas manifestaciones reflejan los problemas de la gente. Y nosotros, desde principios de año con más o menos apariciones, estamos en eso. El debate tiene que pasar por ahí porque sólo este tipo de acciones puede hacer que frenen algunas políticas que van en contra de la gente". Y contestando al discurso oficial, dijo que "si estamos de acuerdo con los puntos centrales avanzaremos hacia allí.

En verdad, en el gobierno apuestan en su relación con el movimiento obrero, aceitar el diálogo con la CGT de calle Azopardo. A fines de febrero pasado, cuando ATE y las centrales de los gremios estatales lanzaron el primer paro contra Cambiemos, un alto funcionario, mirando imágenes de las columnas que avanzaban por Avenida de Mayo y Diagonal Norte, restó importancia a la protesta. "Miren quiénes convocan y a cuántos convocan. Ya sabemos que van a estar en contra", resaltó. No obstante, al cierre de esta edición cobraba fuerza una posible convocatoria de Triaca a las cúpulas de las dos CTA como consecuencia del acto de ayer.


      Embed


Comentarios Facebook