miércoles 28.09.2016 - Actualizado hace
General
06 | 09 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

“Salir del Placard”: el desafío de dejar de comprar ropa innecesaria

0
Comentarios


Por medio de una exposición, dos mujeres argentinas buscan promover la conciencia sobre la cultura consumista mostrando desafiando a los visitantes a no comprar nada innecesario por el lapso de un año

 “Salir del Placard”: el desafío de dejar de comprar ropa innecesaria
Foto:

Soledad Vallejos y Evangelina Himitian son las dos fundadoras de Deseo Consumido, una experiencia que las llevó a pasar un año sin comprar nada más que lo necesario, al tiempo que buscaban saber cómo los argentinos pasaron en muy pocos años de vivir en una sociedad consumista a una hiperconsumista.

Como expresión de esta movida, ambas mujeres decidieron armar una exposición con el objeto de promover la conciencia sobre del impacto económico, social y ambiental de la transformación del ritmo de consumo.

Por eso, a partir del 3 de septiembre y hasta el 15 de ese mes, podrá visitarse Sali Del Placard en el espacio de arte (experiencia) Hiedra ubicado en  Guevara 202, Chacarita.

      Embed
banner

En el lugar, los visitantes podrán encontrar una rueda que retrata los estados de ánimo de los consumidores, en los distintos ciclos que comprende el proceso de compra.

También los visitantes podrán dejar un mensaje pegado dentro de un ojo gigante que hay en una de las paredes, contando qué es aquello que más les costaría dejar de consumir durante un año.

Otra pieza central de la instalación son los roperos en los que las mismas prendas que cuelgan cuentan la historia de cómo evolucionó el consumo de ropa en la Argentina y cuáles fueron sus efectos.

      Embed
banner

En uno de los percheros, además, se exhiben prendas de distintas personas convocadas por Deseo Consumido a las que se les pidió en donación una prenda que tuvieran en el placard, de esas que suelen ponerse y sacarse antes de salir y que rara vez usan.

Allí, colgadas, esas prendas cuentan la historia de sus dueños, de cómo llegaron a sus placares y de cuántos kilómetros recorrieron por el mundo para simplemente estar varadas allí, sin uso.

      Embed



Comentarios Facebook