domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Espectáculos
07 | 09 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Lourdes Sánchez: “Quiero que las mamás me vean como una más”

0
Comentarios


Embarazada de siete meses, la mujer de Chato Prada dice que su rol como conductora se debe más a la vocación que a una oportunidad. Confiesa que resignó avisos para estar con los chicos y admite la pérdida de intimidad. “Llegamos cansados”.

Lourdes Sánchez: “Quiero que las mamás me vean como una más”
Foto:

Más bella que nunca, Lourdes Sánchez tiene brillo propio. Embarazada de siete meses de Valentín, la pareja de Chato Prado arrancó contenta con su programa infantil, El universo de Lourdes, los sábados y domingos, por América TV, aunque sabe que el camino es largo.

"¡Me salió la panza con todo! Venía sin nada y con muchas ganas de que se me note. No sé si es por ser primeriza pero ya quería estar con el bombo gigante y ahora me saltó", dice entre eufórica y sincera y agrega, casi justificándose: "Puede ser también porque llegué a los siete meses. Además, lo siento y el papá también. El Chato pone la mano en la panza, le dice Valentín y el bebé responde".

-¿Y ahora que tenés la panza, ¿cómo vivís los cambios estéticos?

- Ya tiene sus complicaciones. Antes, me miraba al espejo y todo me quedaba bien. Hoy ya es más difícil, incluso tuve que ir a buscar ropa a un negocio de mamá, de jeans con la faja hasta arriba porque no me entra nada de lo que usaba. Es todo comprar cosas nuevas y cómodas también porque ando todo el día, salgo re temprano de casa y vuelvo tarde. El último día que bailé en ShowMatch creo que pude mostrarme dentro de lo que siempre fui una mujer sensual pero con panza, bailando salsa.

      Lourdes Sanchez (1).JPG

-Hay hombres que sostienen que la panza los ratonea mucho. ¿Cómo es en el caso del Chato?

-No sería nuestro caso. Tengo muchas amigas que fueron mamás y me hacen la misma pregunta. En nuestra pareja no estaría pasando eso si no pasa por un lado de cuidarme, de que le da miedo y ternura. Pero cambiaron ciertas cosas.

-¿A la pareja le estaría faltando intimidad?

-¡Sí, sí! Que se ponga al día el Chato. Igual, no tengo ni ganas, es de cansancio. No sé si es porque se me juntaron muchas cosas a nivel laboral pero llego a casa y me desmayo del sueño. Y él también está a full trabajando todo el día.

-Siempre te gustaron los niños, ¿no? En las temporadas teatrales en Carlos Paz se te veía en camarines rodeada de pequeños...

-Siempre me gustaron los niños y siento que esto del instinto de madre lo tuve desde chiquita. Lo deseé tanto que lo tomo como un regalo del cielo. No lo esperaba, no lo buscaba pero sí proyectábamos en un par de años. Fue justo en un muy buen momento de la pareja, relajados, nos damos tiempo para nosotros y con este nuevo camino que se viene en mi carrera, que es el programa infantil y las presentaciones, los shows. Era lo que me faltaba para que, quizás, las mamás confíen en mí, que me vean una par más de ellas y que me confíen a sus hijos. Dios me mandó este bebé en el momento justo de mi vida. Y respeto a mi trabajo, seguramente va a costar un par de años que me acepten, estoy aprendiendo un montón todos los días. Lo importante, te juro, es que lo hago con el corazón, cero interés de lucrar. Me gusta, me hace feliz. Durante las vacaciones de invierno iba todos los días al circo feliz, cuando podía estar en mi casa tirada. Y para tener pantalla vengo luchando hace un año y medio. Los chicos quieren ver a la que ven en la tele.

- Eso es muy cierto, ¿vos lo tenés claro además?

-Hoy si bien soy conocida para los chicos gracias a Marcelo (Tinelli) y a todo el que jugó conmigo el año pasado en mis previas del programa, en argentiniños, es importante la pantalla. Si no, no te van a ver al teatro, no te eligen, escuchan tus canciones y saben quién sos.

- ¿Y a futuro qué esperás?

-Como soy nueva en esto, no sé cómo me voy a manejar. Te puedo decir que di de baja a muchas cosas que hacía en mi carrera de modelo en donde hice muchas campañas de lencería, y yo te puedo decir que no las estoy haciendo porque no es coherente con lo que quiero. Ojo, eso no quiere decir que reniegue ni nada. Por el contrario, es lo que me ayudó también a estar hoy acá. Pero si voy a tener que dejar de hacer muchas cosas y dedicarme de lleno a esto, que requiere otro perfil.

-¿Qué te dijo tu pareja cuando querías dedicarte al infantil?

-Es empezar de cero pero, justamente, él y todos los que me conocen son los que me impulsaron. Incluso, mucha de la gente con la que hice temporadas teatrales como comediante que veían cómo era el vínculo de los chicos conmigo y la atención que les presto. Si ellos me llegan a elegir o me eligen es porque se dan cuenta. Los nenes se dan cuenta de cuando alguien viene con la verdad, con ciento por ciento de transparencia. Y esto no lo estoy haciendo obligada ni porque me quiero parecer a alguien.

      Lourdes Sanchez (2).JPG

Aprender desde su propio universo

"Siempre hice lo que mi corazón sintió y lo que fui teniendo ganas de hacer a lo largo de los años. El mundo de los niños me gusta porque me siento una nena más cuando estoy con ellos. Trato de pensar como ellos, de saber qué les pasa por la cabeza y recuerdo cómo era yo a esas edades, que me gustaba mirar a Xuxa por la tele bailando, cantando, actuando. El baile fue una gran educación para mí. Por eso, mi programa se centra mucho en lo artístico. A través de la danza aprendí lo que es la disciplina, la responsabilidad, el perder miedos, estar frente al público y mostrarme tal cual soy. Quiero que los pequeños vengan a cantar, bailar, que puedan crear, pintar, dibujar en El Universo de Lourdes.

De lo difícil de la tele, a la espera de Valentín

"Mi modelo de padres son mi mamá y mi papá y quiero ir por ese camino por mi hijo. Poder transmitirle los valores que ellos me inculcaron, por los que les voy a estar agradecida toda la vida. Ellos me sirvieron de guía y compañía durante todas mis etapas y al día de hoy, me acompañan", comenta agradecida.

Claro que la tarea no es sencilla y lo sabe. "Hoy es muy difícil hacer un programa infantil en la tele de acá y luchamos mucho con todo el grupo de trabajo. Si bien mucha gente se fue borrando de las que al principio estaban conmigo en este proyecto, las que quedaron le pusimos mucha garra porque confiamos en el producto, que ya está saliendo al aire", comenta Lourdes. En cuanto a la maternidad asume: "Me veo una mamá super ágil, joven, que es la misma de siempre con panza y que el día de mañana, tendrá a su bebé y eso lo traslado a los niños, en general. Me gusta conservar la actitud de niña porque siempre fui así". La descripción de su camarín la avala: "Ositos por todos lados, todo pego y guardo, me gusta atesorar porque son demostraciones de cariño. En casa tuve que sacar todas las cosas de peluche, vaciar un cuarto para el bebé", confía. El cambio significó además un viaje particular. "Me fui a Nueva York con mis hermanos y aproveché para comprarle muchas cosas. Menos mal que es varón, porque siempre hay más variedad para nenas y acá me vienen regalando un montón desde que se enteraron de la noticia. Valentín será muy mimado por el grupo de trabajo y, por la familia, que lo están esperando con mucho cariño".

"Quiero ser una mama canguro"

"Ya me re siento mamá. Estoy terminando de armar el cuarto. Me da mucha ansiedad. ¡Quiero que nazca ya y tenerlo en mis brazos! Días atrás me hice una ecografía que fue muy importante y donde, prácticamente, le vi la cara. Me dan ganas de que termine el embarazo. Estoy pensando en el verano, en qué hacer y a dónde ir con el bebito. Tampoco considero que voy a ser una mamá que va a dejar mucho tiempo de trabajar, voy a volver rápido con mi bebé. ¡Seré una mamá canguro! Quiero llevarlo conmigo a todos lados y después que él elija qué quiere de su vida. No sé si voy a ser pegota obsesiva pero si pegota protectora, super cariñosa. Quiero que mi hijo respete a la gente, que ame, sea solidario, buena persona. Ojalá tenga mi casa llena de sus amiguitos y que sea bueno con todos, que lo quieran mucho, que comparta. Deseo que mi hijo se prenda de la teta porque debe ser hermoso. No sé si voy a ser muy pro del colecho, sí en los primeros meses. Ojo, tal vez después nace y me cambia todo el panorama. Pero no tendría al bebé en mi cama hasta los tres años. Hay que cuidar la intimidad con la pareja y porque siento que también le voy a hacer un bien a mi hijo, que aprenda a independizarse, que pierda miedos.

LEA MÁS:

      Embed

      Embed

Comentarios Facebook