martes 27.09.2016 - Actualizado hace
Documentales
09 | 09 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

“Los pibes”: el sueño de llegar a Primera

Maximiliano Acosta
0
Comentarios
Por Maximiliano Acosta


La máquina de hacer jugadores muestra sus entrañas: padres que desean ver a sus hijos como futbolistas de Boca, chicos que buscan una firma para escaparle a la marginalidad, la suerte en 20 minutos de prueba y el dolor por quedar afuera. “Es un sistema muy cruel y los jóvenes son los engranajes”, cuenta Jorge Leandro Colás, director del documental

“Los pibes”: el sueño de llegar a Primera
Foto:

Un centenar de chicos está en el portón azul. El sol caliente de la mañana comienza a sentirse. Hay griterío y manos que se agarran fuerte de ese portón que amaga con romperse en pedazos. Hay empujones. Hay padres y madres. Hay caras de cansancio. "Acá, acá, yo", dice uno. "Me anotás al pibe, che", hay alguien que ruega. Es día de prueba en Boca Juniors. Es el día en que las esperanzas chocan con las frustraciones, las clases sociales no se distinguen y el deseo exacerbado por jugar en Primera colisiona con otro centenar de sueños coetáneos.

El documental "Los pibes", del director Jorge Leandro Colás, ingresa en la factoría más grande e inagotable del fútbol argentino y deja al descubierto la etapa embrionaria de "los que llegan" a jugar en el primer equipo del Xeneize.

      Embed

"Sigan estudiando, chicos. Recuerden que el fútbol es un juego". El consejo parece diluirse entre rostros tristes cuando el discurso breve se cierra con un "gracias por venir".  Pero el técnico de las categorías inferiores del fútbol del club intenta apaciguar tanta desesperación. Es que a veces se requiere solamente un jugador en un determinado puesto, que puede ser desde el arquero hasta la defensa nomás, aunque sobran los delanteros.

DIARIO POPULAR dialogó con Jorge Leandro Colás, el director de la película, y cuenta detalles sobre la frustración y las posibilidades que tienen los jóvenes para entrar en Boca.

-En el documental queda en claro que hay chicos de distintas clases sociales que se van a probar.

 -Hay de todo. En Boca se cruzan todas las clases sociales, desde chicos que viven en un country hasta los de villas de emergencia.

-A su vez, hay muchos padres ¿Notaste que son presionados?

-Algunos padres se los ve nerviosos, pero los acompañan, los apoyan, los alientan. En cambio, hay otros que notás que tuvieron una frustración con el fútbol en sus vidas y que están más entusiasmados que los hijos. Eso a los chicos los pone muy nerviosos. Es el padre que no pudo ser futbolista y quiere depositar ese deseo en el hijo, quitarse las ganas de lo que no pudo. Es terrible.

-Se ven muchas reacciones de los chicos, mucho sufrimiento.

-Y algunos se pueden soltar, pero hay otros que se descomponen, se desmayan, se acalambran y tienen que abandonar. Es una pena porque es una posibilidad de apenas 20 minutos y encima tenés que tener suerte de que te toque la pelota, de que te den un pase para demostrar cómo jugás. Es un sistema muy cruel.

-¿Qué piensan los técnicos de ese "sistema cruel"?

-Ellos son partes del sistema, como los chicos, que son el engranaje. Los entrenadores tienen internalizado eso. Pero los impulsan a irse a probar a otros clubes, seguir practicando, estudiar, trabajar... lo que pasa es que muchos chicos no tienen contención en la casa.

SALAS Y FUNCIONES:

TODOS LOS SABADOS DE SEPTIEMBRE EN EL MALBA (Av. F. Alcorta 3415) A LAS 20.

HASTA EL MIÉRCOLES 14 DE SEPTIEMBRE EN EL CINE GAUMONT (Av. Rivadavia 1635) a las 12:05 y 18:40.


      Embed

Comentarios Facebook