sábado 1.10.2016 - Actualizado hace
Salud
11 | 09 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Conocer para vivir mejor: el cerebro y los hábitos alimenticios

Facundo Manes
0
Comentarios
Por Facundo Manes


El doctor Facundo Manes responde a las consultas de nuestros lectores.

Conocer para vivir mejor: el cerebro y los hábitos alimenticios
Foto:

Nélida

Buenos días, doctor. Le quería consultar, a propósito de su columna del domingo pasado en este diario, cómo influye lo que comemos en nuestro cerebro.

Muchas gracias, Nélida, por su pregunta. Efectivamente, lo que comemos impacta en nuestro cerebro. Para tener un cerebro saludable es importante tratar de tener hábitos de alimentación saludable: comer cereales, granos integrales, verduras, fruta, pescado, consumir comidas ricas en omega-3. Contrariamente a esto, llevar una dieta rica en grasas saturadas, grasas trans y en colesterol contribuye al deterioro cognitivo. Se sabe que la dieta mediterránea, que incluye un alto consumo de frutas, vegetales, granos, además de aceite de oliva, bajo consumo de carne y un vaso de vino tinto con la comida reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular, hipertensión y diabetes. Además, en los últimos años, tres estudios independientes realizados en Nueva York, Chicago y Francia mostraron que este tipo de comida también tiene un impacto positivo en el cerebro.

Silvia

¿Cómo "sabe" el cerebro cuando tenemos hambre?

El cerebro registra cuando tenemos hambre y llevamos un tiempo sin comer. En nuestro estómago se activan mecanismos moleculares que controlan la falta de nutrientes en el tubo digestivo.

Entonces el estómago secreta una hormona llamada "grelina", que actúa sobre los receptores del cerebro, específicamente el hipotálamo. Esta región del cerebro se vincula con la regulación de la conducta alimentaria. Así se genera la sensación de hambre. Por el contrario, a medida que comemos, se disparan mecanismos relacionados con la saciedad.

Valeria

¿Cómo actúa el cerebro en las personas obesas?

La ciencia ha demostrado que en el nivel neurológico el impulso a comer que experimenta una persona obesa no es tan diferente al impulso de un adicto a las drogas. Una investigación de 2001 del médico Gen-Jack Wang estudió cómo actúan los neurotransmisores y sus receptores en las personas obesas. Midió la cantidad de receptores de un neurotransmisor, la dopamina, en personas con sobrepeso. Se trata de una sustancia química que está muy fuertemente vinculada a los circuitos de recompensa en nuestro sistema nervioso. Los resultados de este estudio mostraron que cuanto mayor era el Índice de Masa Corporal de las personas, menor era el número de receptores de dopamina. Esto, posiblemente, hace que las personas con sobrepeso busquen nuevas recompensas que generen dopamina y así consuman comida en exceso.


      Embed


Comentarios Facebook