jueves 29.09.2016 - Actualizado hace
General
17 | 09 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Una tragedia aérea, entre el misterio y la indignación

0
Comentarios


A 18 meses de la caída de una avioneta en Laguna del Sauce, no se conocen los motivos del accidente y los familiares de las víctimas siguen esperando respuestas del dueño de la aeronave y las empresas que contrataron el vuelo.

Una tragedia aérea, entre el misterio y la indignación
Foto:

A un año y medio de la denominada "Tragedia de Laguna del Sauce", la Justicia de Uruguay aún no logró determinar cuáles fueron los motivos por los que cayó una avioneta, unos metros después de haber despegado del aeropuerto de Punta del Este, en un accidente el que murieron nueve argentinos y una ciudadana portuguesa.

A pesar del paso del tiempo, las familias de las víctimas aún esperan una respuesta de los dueños de la aeronave que, según denunciaron, jamás se comunicaron con ellos ni recibieron asistencia.

La jueza Letrada de Primera Instancia de Maldonado, Adriana Morosini Pérez, quien tiene a su cargo la causa penal que se instruye en ese país por la tragedia, aseguró que el expediente permanece desde el 19 de marzo del 2015, día de la caída, en "secreto de sumario" porque no recibió el informe de los expertos de la Comisión Investigadora de Accidentes e Incidentes Aéreos (CIAIA) de Uruguay, que debería revelar la causa del accidente.

"Se trata de una pesquisa compleja, ya que se tuvieron que solicitar informes y documentación a Argentina y también a Estados Unidos (los motores fueron fabricados allí) y hasta se contó con la colaboración de expertos en investigación de accidentes aéreos de Estados Unidos", se indicó.

Si bien oficialmente se desconocen los motivos por los cuales cayó el avión Beechcraft B90, matrícula LV-CEO, con sus diez ocupantes a bordo, la principal línea investigativa apunta a que la aeronave no estaba en condiciones técnicas para volar con el peso que llevaba. La clave de esta sospecha son los documentos que posee la Junta de Investigación de Accidentes Viales de Aviación Civil (JIAAC) argentina, donde consta que la aeronave poseía un certificado de Aeronavegabilidad Estándar para seis pasajeros y dos tripulantes, pero al momento del accidente había ocho pasajeros y dos pilotos.

LEA MÁS:

      Embed

Además, trascendió que la avioneta ya había sufrido un accidente en 2013 en el aeropuerto de San Fernando, que le había provocado roturas en sus dos motores y hélices y que, desde entonces, sólo había realizado dos vuelos antes de la "Tragedia de Laguna del Sauce".

Desde la Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC) de Argentina manifestaron que el avión que cayó había logrado la habilitación para volver a volar a principios de marzo del 2015, apenas unos días antes del siniestro y que, en ese lapso, había realizado dos vuelos.

Otra de las irregularidades que está tratando de determinar la Justicia uruguaya es si estaba en regla la documentación que habilitaba a la avioneta a realizar un vuelo comercial de este tipo.

En tal sentido, se supo que el seguro de la aeronave dice que estaba disponible para prestaciones de aviación general y ayuda industrial para las empresas propietarias, pero no para ser alquilada a terceros para realizar viajes comerciales.

Los investigadores establecieron que La Rural SA había contratado a la empresa Furlong Fox para que le organice y presupueste un viaje a Punta del Este para seis de sus empleados (otras dos personas pertenecían a otra empresa), quienes debían supervisar los trabajos que se estaban realizando en un centro de convenciones, que se está levantando en esa ciudad balnearia de Uruguay.

Esa empresa fue la que contrató los servicios de la aeronave, que pertenece a las empresas Droguería Meta SA, Dihemo SA e Inversiones Locales SA. De hecho, el presidente de Droguería Meta, Ezequiel Masjuan; el presidente de Dihemo, Juan Cereijo; el de Inversiones Locales, Gregorio Smith; y las autoridades de Furlong fueron demandadas por los familiares de las víctimas, pero 18 meses después de la tragedia aún no obtuvieron respuestas.

"Estas empresas jamás se comunicaron con nosotros para ofrecernos asistencia psicológica, ni de ningún tipo desde que ocurrió la caída de la avioneta. Estamos desesperados, jamás obtuvimos una respuesta y nadie nos dice nada. Hubo diez personas muertas y nadie se hizo cargo", afirmó uno de los familiares.

Cabe recordar que el vuelo partió del aeroparque metropolitano Jorge Newbery en la mañana del 19 de marzo y aterrizó sin inconvenientes en el aeropuerto de Punta del Este, con ocho pasajeros y dos tripulantes.

El accidente se produjo cerca de las 20.35 de esa misma noche, cuando cayó 30 segundos después de despegar del aeropuerto de Punta del Este en su regreso a Buenos Aires. La avioneta se estrelló sobre Laguna del Sauce y se incendió de inmediato.

      Embed


Comentarios Facebook