viernes 2.12.2016 - Actualizado hace
Temperatura T 27° H 65.6%
26 | 09 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Cuando las barberías llegan para quedarse

Mariela Delay
0
Comentarios
Por Mariela Delay


Con el auge del Beard Style, tal como se conoce a la moda de las barbas refinadas promovidas por celebridades de todo el mundo, en Argentina también comienza a verse esta tendencia y así, sin tanta estridencia, los barberos están en constante crecimiento y se adaptan a los pedidos más exóticos, a la vez que incorporan nuevos cortes.

Cuando las barberías llegan para quedarse
Foto:

Hace más de 40 años, la comedia televisiva 'La Peluquería de Don Mateo' reflejaba cómo un lugar estético representaba un punto de encuentro y sociabilidad de los hombres para hablar de fútbol, cine, mujeres y contar anécdotas. Con la aparición de las afeitadoras eléctricas, en Argentina la idea de una barbería parecía lejana, pero la moda retro vuelve y con ella, las viejas costumbres.

Obviamente que mucho de eso cambió de los 70 hasta hoy, ya que en 'La Peluquería de Don Mateo' asistía un Rolo Puente con más de 40 años y el barbero era un Jorge Porcel maduro y en sintonía con la tradición de otros tiempos.

En la actualidad las barberías se ponen de moda no solamente con los arreglos del vello facial, sino con los cortes minuciosos de pelo al mejor estilo norteamericano.

En Argentina los que impusieron el 'Beard Style' fueron el periodista Rifle Varela, el YouTuber Dustin Luke, el actor Luciano Cáceres, los futbolistas Jonathan Maidana y Nicolás Otamendi y los cantantes Vicentico y Abel Pintos, y ellos cada día que pasa no descuidan su barba por nada del mundo, ya que la recortan prolijamente en las barberías, acompañados de un barman, buena música y un ambiente de camaradería, como si fuese un club de caballeros.

"Lo que antes era una misa para las mujeres, pasarse toda la tarde en la peluquería para charlar con sus amigas y contarse las cosas, hoy es un ritual muy común en el hombre, no solo porque está en el detalle del corte de pelo, sino porque quiere lucir su barba impecable, sin importar la edad, aunque mayormente son chicos de 20 a 35 años", cuenta Raúl, barbero con 30 años de trayectoria.

LEA MÁS:

      Embed

En su peluquería de caballeros, no solo brinda servicios de recorte de barba y emprolijamiento, sino drenaje linfático con un especialista, para aquellos que están fatigados de la rutina.

"El hombre se cuida muchísimo ahora. Antes les daba lo mismo si se cortaban el pelo cortito al ras, si se dejaban un poquito crecido. Un poco los que empezaron esta moda de tener la barba perfecta son los asiáticos de Medio Oriente: afganos, iraquíes, turcos. Ellos se afeitan con navaja y el vello que aparece aislado alrededor de la cara se lo sacan con cera fría. Ni más ni menos, algo que parecía estar reservado sólo para las chicas", reveló el estilista.

Quien parece tener muy clara la tendencia del 'oficio del barbero moderno' es el joven peluquero Mister Nelson, conocido en el ambiente de las barberías por su particular look 'barbudo'. A los 24 años, Nelson admite haber encontrado la veta dentro del estilismo masculino: "En Argentina la moda vino desde Nueva York hace tan sólo dos años, por la cultura hipster (under y alternativo).

Haciéndose cada vez más conocido por sus barbas largas y cuidadas y se volvió una tendencia". El estilista, que atiende su propia barbería en la Zona Sur del Gran Buenos Aires, dijo que los varones "Lo que más piden con respecto a sus barbas es la prolijidad marcando contornos y dando una forma adecuada", pero que tampoco dejan atrás el cabello: Lo que se luce hoy y gusta más es el 'Fade'; un tipo de corte de pelo en disminución en el contorno de la cabeza, y que hace que el pelo vaya de más corto a más largo. 'Fade' es decir en castellano un desvanecido con el sombreado bajo, medio o alto; y en la parte superior de la cabeza luciendo un jopo'.

Nelson, peluquero y barbero desde los 20 años, explicó que cada hombre luce su barba de acuerdo a sus facciones y que "la importancia de mantener el arreglo primeramente es tener en claro qué tipo de barba uno vaya a lucir y después depende del concepto estético de cada persona".

Tanto Raúl como Nelson coinciden en que las barberías ya dejan de ser un fenómeno estético, sino ya una explosión de tipo social: "Volvieron a resurgir porque el hombre encuentra un espacio para disfrutar de un buen corte de cabello, degustando una cerveza fría o un trago".

      Embed

Comentarios Facebook