sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Viva la pesca
29 | 09 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Campana de largada para los grandes bagres de mar

0
Comentarios


En pozones cercanos a la isla Martín García y el Correntoso, haciéndole el aguante y tomándole el pulso a un pique sutil, se fueron dando excelentes capturas que pasaron los 5 kilos de peso. Y esto recién empieza.

Campana de largada para los grandes bagres de mar
Foto:

Es momento de tránsito de especies marinas en el estuario rioplatense y una de ellas, el Tachysurus Barbos o Bagre de Mar, inicia su remonte a los grandes ríos del Delta (Paraná y Uruguay), por lo que podemos encontrarlas en los pozones más profundos del Río de la Plata. Christian Veltri, conocido en el ambiente pesquero de zona Norte del Riopla como El Poyo, dio la nota el pasado fin de semana logrando no muchos pero sí muy buenos bagres de mar en las inmediaciones de la isla Martín García.

Partió de Guardería Giordano, Rincón de Milberg, Tigre, a las 7.30 de la mañana con un grupo de 4 pescadores. El destino: el Norte de la isla Martín García, boya 122 a la salida del río Correntoso, donde hay un par de pozos muy rendidores. Tipo 9 de la mañana y sobre el lado exterior del canal, tras realizar las maniobras de anclaje previo desayuno incluido de mate, café y facturas, arrancaron los lances con cañas de 2,10 a 2,40, líneas de plomos corredizos desde 200 a 300 gramos, con anzuelos encarnados con pedazos de calamar rematados con algunos tentáculos. A los 15 minutos hubo un pique, que marcó la constante del día: piques muy sutiles a diferencia del frenesí habitual. La cuestión es que los bagres no andaban muy acardumados, sólo uno o dos toques y se cortaba. Se erraron varios piques hasta que se concretó una captura a los 30 minutos con un tremendo bagre de mar que orilló los 5 kilos y medio.

Luego lo que siguió fue una pesca espaciada hasta las 3 de la tarde en la que salieron los bagres separados por grandes lapsos temporales. Tres de esos bagres pesaron 5,5 kilos, 5 kilos y 6 kilos, mientras que el resto de las capturas -8 en total- fueron los bagres normales de la zona, de 2,5 kilos promedio.

Ya viendo que los piques se distanciaron mucho entre sí, el guía decidió mover a su gente a pozones del Canal Buenos Aires, frente al muelle de la Isla Martín García. En ese lugar sólo se pudo lograr un bagre de mar pequeño y después se cortó la cosa.

No daba para seguir insistiendo y el grupo se mandó entonces a buscar tarariras en la isla Solís, pero los intentos no fueron exitosos.

Sin embargo, el ejemplo sirve para tener en cuenta que es posible combinar ambas pescas en una misma jornada. Y les aseguró que cuando el bagre de mar está firme, con una mañana de pesca basta y sobra para cansarse de pescar esta combativa especie, por lo que uno perfectamente puede destinar la tarde a tentar taruchas en las numerosas bocazanjas que ofrecen los bancos y las islas de la zona.

El momento del bagre de mar recién empieza y la tendencia a mejorar sus pescas se irán incrementando con el correr de los días, especialmente en cantidad. Pero no siempre es frecuente dar con pesos tan importantes como éstos por lo que vale la pena aprovechar también este momento donde -como dijimos- salen pocos pero buenos.

Y como siempre recomendamos al hablar de una especie anádroma (que viene del mar al río) y que migra con fines reproductivos, tratemos de no cometer excesivos sacrificios ni llevar pescado para regalar o stockear. Pensemos que de la exitosa reproducción de estos cardúmenes dependerán las alegrías del mañana. Ya sufre bastante la ecología con el abuso que producen las redes y su estandarización de productos con el consecuente descarte de pesca no deseada, como para que los deportivos agreguemos mas leña al fuego de la catástrofe. Pesque con conciencia.

      Embed

Comentarios Facebook