viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
30 | 09 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Los interrogantes detrás de la clasificación de Boca

Ricardo González
0
Comentarios
Por Ricardo González


Esta vez le alcanzó con la categoría de Carlos Tevez y la personalidad a la hora de la definición por penales. En el juego volvió a quedar en deuda, sobre todo por sus graves errores defensivos y la escasa generación en ataque.

Los interrogantes detrás de la clasificación de Boca
Foto:

Después de tantas polémicas y expectativas generadas en la previa, Boca se quedó con el pasaje a cuartos de final de la Copa Argentina, superando el fantasma de Lanús. Y aunque desde lo futbolístico no mostró progresos, el resultado positivo puede ser el punto de partido para que Guillermo Barros Schelotto pueda trabajar con mayor tranquilidad y darle una identidad a un equipo que todavía está lejos de serlo.

En la noche marplatense el xeneize se enchufó de a ratos, pero más que nada por arrestos individuales. Jugó un discreto primer tiempo, donde fue superado claramente por Lanús, cometiendo muchos errores en defensa -sobre todo en las jugadas con pelota parada-, y sin provocar peligro a la valla de Monetti.

Distraído atrás, sin generación de juego en el medio y con escaso punch arriba, tuvo reacción desde la categoría de Carlos Tevez, que marcó un golazo para el primer empate y apareció en el momento justo para empujarla en el 2 a 2. Siendo además el único que propuso algo desde el medio hacia arriba, con la tibia compañía de Pablo Pérez y Ricardo Centurión, más las corridas de Cristian Pavón.


LEA MÁS:

      Embed


Por ese motivo, pasada la alegría de la clasificación, el Mellizo sabrá (pese a su escasa autocrítica pública) que deberá trabajar y mucho para encontrar una idea de juego. Y en ese camino ya tiene un problema, la ausencia de Fernando Tobio por lesión, que seguramente dará paso a Juan Manuel Insaurralde, al que se lo ve cada vez más lento y sin reacción, como en el segundo gol granate, donde quedó enganchado habilitando a Braghieri.

Así las cosas, el DT deberá encontrar primero un orden en todas las líneas, pero sobre todo en el aspecto defensivo, para luego intentar que el equipo consiga mayor generación de juego. Una tarea nada fácil, porque ya lleva siete meses de gestión y pese al cambio de nombres todavía no pudo encontrar una idea ni los intérpretes adecuados.

La única certeza es que el 4-2-3-1, Tevez mediante, parece ser el dibujo elegido, aunque necesitará de mayores respuestas individuales y colectivas para sostenerlo, como así también una mayor intensidad de juego, porque parece moverse con una marcha menos que los rivales que hoy aparecen como candidatos.

      Embed




Comentarios Facebook