lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Salud
02 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Tics, trastornos que dicen más de lo que son

0
Comentarios


Movimientos bruscos, involuntarios y repetitivos conforman un trastorno involuntario que surge como reflejo de otros inconvenientes a descifrar. Más frecuentes en la infancia, obligan a la familia a no perder de vista su evolución y a considerar distintos tratamientos para solucionarlos.

Tics, trastornos que dicen más de lo que son
Foto:

Los tics conforman el trastorno de movimiento más frecuente de la infancia, su prevalencia es de aproximadamente entre un 6 al 12% y pueden asociarse a trastorno obsesivo compulsivo y el déficit de atención e hiperactividad. Según el doctor Diego Ballesteros (MN 117184, neurólogo especialista en Enfermedad de Parkinson y Movimientos Anormales del Instituto de Neurología y Neurocirugía del Sanatorio de Los Arcos), existen varios tipos de tics: los fónicos simples (sonidos como aspiración, carraspeo, gruñido, chirridos, gritos, tos, ladridos, sopladura o de succión) los complejos, que constan de expresiones lingüísticas significativas y verbalizaciones.

Los tics motores simples son los más frecuentes y se relacionan con movimientos musculares del rostro (cejas, párpados, nariz, cuello, manos, brazos, hombros), mientras que en los complejos son movimientos involuntarios realizados por grupos musculares más extensos, que pueden tener una secuencia o un patrón que puede impresionar tener una finalidad. En general, los tics empeoran en situaciones de estrés, cansancio o ansiedad, variando en severidad y frecuencia. Si bien suelen originarse en la infancia, suelen mejorar o desaparecer al llegar a la adultez, aunque los tics pueden persistir o exacerbarse en el 15% al 20% de los casos.

Otra característica es que antes de la aparición del tic, los pacientes suelen experimentar una sensación premonitoria de incomodidad o tensión en el área corporal donde aparece el movimiento, que se alivia al efectuar el movimiento.

LEA MÁS:

           Embed

El síndrome de Tourette, afecta entre el 0.3% al 0.9 % de los chicos en edad escolar, en especial entre los 6 y 10 años, quienes pueden ver perjudicado su rendimiento escolar y su capacidad de integración social, dependiendo de la severidad del cuadro. Existe una tendencia a pensar que el síndrome de Tourette está relacionado solamente con casos graves. Sin embargo, los niños que a lo largo de un tiempo mantienen una combinación de tics fónicos y motores pueden ser casos de Tourette, aún cuando no llegue a presentarse en sus formas más complejas. Los chicos pueden no manifestarlo pero socialmente los tics pueden ser inhabilitantes. Casi un 70% de los pacientes se asocian a alguna comorbilidad psiquiátrica, como trastorno obsesivo compulsivo, déficit de atención e hiperactividad, ansiedad o depresión entre otros, estos síntomas pueden tener un alto impacto en la calidad de vida, pudiendo ser mayor aún que los propios tics.

Se desconoce cuál es el mecanismo exacto por el que se producen los tics, aunque se presume la existencia de un componente hereditario, no es infrecuente que alguno de los papas tenga algún tic, y es más frecuente en varones que en mujeres (con una relación aproximada de 2 a 1).

Varios estudios han demostrado alteraciones en la neuroquímica en el sistema nervioso central. Se cree que la alteración de ciertos neurotransmisores como la dopamina o la serotonina, generan una alteración en los circuitos de conexión entre núcleos profundos y las regiones sensitivo-motoras y de asociación de la corteza cerebral, generando los tics. No se sabe con exactitud qué área se activa luego de presentar el tic, se cree que se activan zonas corticales y subcorticales, los pacientes refieren que al realizar el tic se reduce la sensación premonitoria desagradable, esa sensación podría ser causada por una habituación sensitiva defectuosa.

Ante la presencia de tics simples o complejos, o la sospecha de Tourette se debe consultar a un médico neurólogo a fin de realizar un diagnóstico y un tratamiento temprano. El tratamiento del síndrome de Tourette debe ser multidisciplinario, que debe incluir un neurólogo o un neuropediatra con experiencia en trastornos del movimiento, un psiquiatra y un psicólogo dependiendo de las características clínicas de cada paciente.

Existen varios fármacos para controlar los tics así como posibilidades psiquiátricas que existen en estos pacientes, debe adecuarse el tratamiento a cada paciente en particular, existen además terapias efectivas como la psicoterapia.

 Embed

Comentarios Facebook