viernes 9.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
03 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Para llorar: los bajos resultados de Guillermo como visitante

0
Comentarios


Desde que Guillermo Barros Schelotto es técnico de Boca, el Xeneize no ganó como visitante en el torneo local. Incluido Copa Libertadores, perdió seis encuentros en lo que va del año. ¿El último triunfo? La noche que Osvaldo se infiltró para bancar a Arruabarrena en San Juan.

Para llorar: los bajos resultados de Guillermo como visitante
Foto:

El naufragio en el que, por momentos, parece vivir Guillermo Barros Schelotto en Boca se acentúa cuando juega de visitante. El Xeneize, cuando sale de La Bombonera, no gana. El Mellizo nunca festejó de visitante en el torneo local. Y acumula una gran cantidad de derrotas en lo que va del año: perdió siete encuentros, todos dirigidos por el ídolo. La última vez que ganaron fue contra San Martín de San Juan, la noche donde Daniel Osvaldo se infiltró para "bancar" a Rodolfo Arruabarrena.

Los números de Guillermo como técnico de Boca son oscuros. De visitante, todavía más. Dirigió 15 partidos —incluyendo Copa Libertadores—de visita, y solamente volvió con una sonrisa en dos ocasiones. Ambas fueron por el torneo continental: una, clave para superar la primera fase, contra Racing, mientras que la segunda fue ante Cerro Porteño en el difícil Defensores del Chaco. Anoche, tras el partido contra Tigre, cuando le consultaron si le preocupaban los malos números en otras canchas contestó en seco: "No".

Después, perdió más de lo que empató: siete caídas contra seis igualdades. Empató en Deportivo Cali, River, Bolívar, Nacional, Godoy Cruz y Tigre. Y perdió frente a Racing por el torneo local, Lanús, Tigre, Argentinos Juniors, Estudiantes, Independiente y Lanús.

Así, en total, de los quince encuentros dirigidos, acumula dos triunfos, seis empates y siete derrotas.

La última vez que Boca ganó en el torneo local fue en febrero. Boca visitaba a San Martín de San Juan y Rodolfo Arruabarrena, técnico en ese momento, estaba en coma: necesitaba ganar para tener aire y mantenerse en su cargo. Osvaldo, lesionado, se infiltró para jugar. Carlos Tevez convirtió el único gol y ganó 1-0. Al final, días más tarde, el Vasco fue despedido.

      Embed

Comentarios Facebook