lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Participación

Vivir buscando señales

Señor director:

Pareja de jóvenes ¿enamorados? ascienden al micro. Cada uno mirando su hechizo que llevan en la mano. No hablan, viajan cada cual con la vista en su "chiche", llega a su destino, bajan, en la vereda caminan, siempre absortos con la vista en él. Seguro cenarán con él y es posible que después hagan el "amor" con la mente en el "chiche". En un asiento del mismo micro "conversan" una pareja con hipoacusia profunda, sonríen entre sus señas amables, mirándose a los ojos, observando la reacción del otro, uno del otro. Sin palabras huecas a un aparato que las lleva el viento. Esta exposición es sólo para preguntarnos, ¿cuáles son los disminuidos? Que mundo distinto sería si todos tuviéramos esas "capacidades diferentes" de los privados de algunos sentidos y volviéramos a entendernos con la naturaleza de la presencia. Continuarán apareciendo nuevos modelos de "chiches" para "comunicarnos", más sofisticados y más costosos. Y hasta es probable que en un momento se conviertan en prótesis de nuestros sentidos. Pero algunos ilusos seguiremos con la utopía de esperar que aparezca un modelo con una aplicación que nos vuelva a conectar con nuestro interior y podamos recibir la señal del verdadero amor fraternal.

Oscar Peláez
DNI 4.848.955
      Embed


Comentarios Facebook