jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
04 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Absolvieron a médico por los delitos de secuestro y homicidio

0
Comentarios


En un polémico veredicto, un tribunal de La Plata absolvió al médico peruano Wilfredo Percy Incio Chepeyquén, quien nunca fue detenido a lo largo de este extenso proceso. El fallo motivó el repudio de familiares y allegados de la víctima, María Laura Alvarez

Absolvieron a médico por los delitos de secuestro y homicidio
Foto:

El acusado de ser el autor intelectual del secuestro y homicidio de María Laura Alvarez, una joven cuyo cuerpo apareció calcinado hace 16 años en la localidad platense de Gonnet, fue absuelto, en un polémico fallo, que recibió el serio cuestionamiento de los familiares de la víctima, cuya madre estudió Derecho, se recibió de abogada para poder trabajar en el caso y actuó como abogada querellante en este juicio.

El Tribunal Oral Criminal Nro. 3 de La Plata, integrado por los magistrados Ernesto Domenech, Andrés Vitali y Santiago Paolini, benefició con su sentencia a Wilfredo Percy Incio Chepeyquén (de 67 años, médico y de nacionalidad peruana), quien nunca fue detenido a lo largo de este extenso proceso.

En medio de gritos de repudio por lo dictaminado y en un clima de cierta tensión, se indicó que recién el próximo viernes se difundirán los argumentos del fallo.

Este hombre llegó al juicio, imputado por el delito de "secuestro extorsivo en concurso real con homicidio criminis causa" y si bien se esperaba una condena, sorprendió que se lo absolviera.

Cabe recordar que, en su alegato, la fiscal Rosalía Sánchez solicitó que se le aplicara una pena prisión perpetua, sin culpar a su hija Mayra Incio Loretto, que también había sido acusada.

En el mismo sentido se pronunció la madre de la víctima, Adoración Gutiérrez, una mujer que se recibió de abogada a los 51 años para poder intervenir en la causa por el crimen y ejerció como particular damnificada. María Laura Alvarez, de 22 años, fue secuestrada el 8 de noviembre de 2000 en la localidad de Isidro Casanova, después de que una mujer embarazada la citara con la excusa de decirle que esperaba un hijo de Incio Chepeyquén, con quien la joven trabajaba y mantenía a la vez una relación sentimental.

En ese encuentro, la joven fue capturada y de inmediato, su familia recibió un llamado extorsivo en el cual le exigieron 28.000 dólares de rescate.

Según se dio por acreditado, estuvo cautiva en un departamento del barrio porteño de Villa Lugano y, tras una prueba de vida que le dieron a su padre, su cadáver apareció calcinado en un descampado de Manuel Gonnet, en las afueras de La Plata. A partir de la autopsia, los médicos forenses establecieron que la joven había sufrido una serie de quemaduras mientras aún estaba con vida.

La investigación estableció que la familia de la víctima había cobrado dinero por la venta de una propiedad y que esa suma la tenía en un plazo fijo que justamente vencía al día siguiente del secuestro.

De esta manera, se orientó la hipótesis hacia el vínculo sentimental con Incio Chepeyquén, quien había trabajado en una clínica de San Justo, donde María Laura Alvarez era empleada administrativa.

En la causa, quedaron imputadas la esposa del médico, Elida Irene Disopra (de 72 años) y a una amiga suya, Mirta Orellana (52), las que, al ser detenidas, confesaron haber sido las autoras del crimen, por el que fueron condenadas a prisión perpetua en un juicio realizado en 2004.

En ese debate se probó mediante entrecruzamiento de llamadas que ambas estuvieron en Isidro Casanova al momento del secuestro y en Gonnet cuando se arrojó el cadáver calcinado. Sin embargo, en ese primer fallo, el tribunal ordenó continuar con la investigación, lo que permitió reunir elementos para acusar a Incio Chepeyquén de haber sido el autor ideológico del asesinato y poner en duda su coartada de que al momento crimen estaba en Perú.

El médico y su hija estuvieron detenidos sólo un mes en el marco de la causa, en 2010, pero luego se les dictó una falta de mérito.

"Este veredicto no se justifica de ninguna manera"

Adoración Gutiérrez, en su doble rol de carácter y particular damnificada, había solicitado en su alegato que Wilfredo Percy Incio Chepeyquén fuera condenado a prisión perpetua, coincidiendo con el pedido de la fiscal Rosalía Sánchez. Sin dudas, el Tribuna Oral Criminal Nro. 3 de La Plata le dio la espalda y en medio de la conmoción por el fallo que absolvió al médico peruano, sostuvo que "yo quería justicia para mí hija", aunque adelantó que "no bajará los brazos".

"Este es un veredicto que no se puede justificar de ninguna manera, aunque estamos acostumbrados a este tipo de decisiones de los jueces. Mientras la Justicia no cambie, no va a cambiar la impunidad que hay', afirmó, acompañada por un grupo de madres y otros familiares de víctimas, entre ellos, los de la asociación AVISE que ella integra.

Además, manifestó que "seguirá juntando fuerzas para seguir adelante" y en tal sentido, anticipó que "ahora hay que esperar a conocer los fundamentos del fallo, que se darán el próximo viernes al mediodía, para luego preparar la apelación que presentaremos ante el Tribunal de Casación bonaerense".

Al momento de la lectura del veredicto absolutorio, Incio Chepeyquén (quien llegó a este proceso y apenas estuvo preso un mes en 2010) se retiró sin querer formular declaraciones y de manera rápida, junto a su letrado, evitando tomar contacto con la gente que colmó la pequeña sala de audiencias. A pocos metros de allí, la indignación se instaló entre los familiares y allegados a la víctima, quienes clamaron a gritos por justicia, acusaron a los magistrados de ser 'cómplices de la injusticia' y se retiraron del recinto al grito de "asesinos".

      Embed

Comentarios Facebook