jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
General
04 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

El nieto 121, según los ojos de su hermano

0
Comentarios


Ramiro Menna Lanzilotto tenía dos años cuando fue secuestrado junto a su papá y su mamá embarazada. Unos tíos lo encontraron a los pocos días gracias a un dato que le pasaron. A los 13 años conoció su verdadera historia. Ahora está ansioso por conocer a su hermano recuperado

El nieto 121, según los ojos de su hermano
Crédito: El Independiente, de La Rioja
Foto:

Ramiro Menna Lanzilotto tiene 42 años y trabaja en la formación de jóvenes y adultos en La Rioja. Hace pocas horas la vida le dio un giro: sabe que su hermano existe, es el nieto recuperado 121. Lo esperó por años. Ramiro supo a los 13 años quién era realmente: los tíos que lo criaron tras encontrarlo en un peregrinaje por Buenos Aires le contaron la verdadera historia.

Había sido secuestrado a los dos años, junto con el papá y la mamá aún embarazada de su hermano, al que ahora está a punto de conocer. "Todavía no lo vi y tampoco hablé", contó Ramiro, ansioso por el reencuentro.

Hijo de militantes de PRT, Lanzilotto dio detalles en diálogo con radio Vorterix sobre sus padres. Ana María y Domingo Menna fueron capturados en un edificio de Villa Martelli en un operativo en el que el Ejército perseguía a varios líderes de la agrupación el 19 de julio de 1976. La mujer tuvo al hijo en Campo de Mayo.

      Embed

"En el momento del secuestro estaba en una especie de guardería y cuando se los llevan yo también estuve desaparecido, desde el 19 de julio hasta la primera o segunda semana de agosto", reveló el hombre, para luego describir la búsqueda incesante de un tío.

"Un tío mío, que había estudiado abogacía en Córdoba y vivía en La Rioja, tenía un amigo que trabajaba en la Justicia de Buenos Aires que le pasa el dato y le dice: 'De tu hermano y de tu hermana no vas a saber nada, olvidate, pero a Ramiro andá a buscarlo urgente que está en tal lado'", detalló.

De inmediato, los tíos emprendieron viaje hacia la ciudad. Preguntaron en varios lugares. Recibieron varias negativas, pero también la positiva: "Rodaron durante una semana, me encontraron".



Los tíos lo criaron como a un hijo, a tal punto que él los llama 'padres'. No tenía dudas de su identidad, hasta que a los trece años, y por recomendación de una psicóloga, le contaron la verdad.

"Por ese misterio de la psicología la mente se defiende de lo que puede recordar", aseveró y, desde La Rioja, donde espera un vuelo hacia Buenos Aires, consideró: "Lo que él está viviendo es jodido porque se enteró ayer a la tarde".

      Embed


Comentarios Facebook