martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
05 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Para Caruso, la mejor fórmula es la simpleza

0
Comentarios


“Cuando uno es simple, los jugadores entienden y los resultados vienen más rápido. El mérito es de ellos”, remarcó el entrenador, que volvió al ruedo con todo en la noche tucumana, con un triunfo sacado de la galera.

Para Caruso, la mejor fórmula es la simpleza
Foto:

Genio y figura, Ricardo Caruso Lombardi irrumpió nuevamente en el "candombe" del fútbol argentino y su bien ganada fama de "milagrero" tuvo en su debut como DT de Huracán en Tucumán ante Atlético otro capítulo suculento dentro del imaginario libro de su vida.

El Globo, a horas de despedir a Eduardo Domínguez, para sorpresa del plantel mismo, se encontró con Caruso y también en horas, disfrutó no sólo de las primeras indicaciones tácticas y motivacionales del entrenador, sino su primer triunfo en el campeonato en un escenario harto dificultoso para muchos.

No paró de hablar tras el cotejo de la noche del lunes y encima, se quedó en la capital tucumana para observar ayer el partido de reserva, regresando a Buenos Aires en un vehículo particular propiedad de un hincha, como alguna vez hizo cuando dirigía a Quilmes, regresando de un partido por Copa Argentina desde Catamarca.

"Es lindo empezar ganando. el mérito es totalmente de los jugadores", dijo tras consumarse el 2-0 de Huracán ante Atlético Tucumán. "Cuando uno es simple, los jugadores entienden y por eso el equipo respondió de la manera esperada", destacó, lejos de otorgarse el mérito por la victoria.

"Cuando los jugadores están bien, ellos definen los partidos. Yo los conocí el sábado, armé el equipo el domingo y después ganamos en una cancha complicada, donde Atlético llegó a tener un invicto de 32 partidos", sostuvo. Al analizar el partido, el entrenador sostuvo que "marcamos un gol rápido, después hicimos otro que fue un golazo y logramos que Marcos Díaz no tuviera mucho trabajo porque ellos nunca nos sorprendieron".


SE QUEDÓ POR LA RESERVA

Caruso Lombardi no retornó a Buenos Aires con el resto del plantel. Se quedó en Tucumán para ver ayer a la reserva del Globo, que perdió ante Atlético por 3-0, ávido de ver a otros jugadores. Y retornó en un auto particular con dos hinchas quemeros, en todo un dato "de color" que lo pinta de cuerpo entero.

Caruso tiene lo que se denomina "aerofobia", o sea, temor a volar, temor a abordar un avión y viajar por esa vía y tampoco lo había hecho a la ida. "Entrené el domingo a la mañana y a la tarde me tomé el micro en Retiro. Llegué el lunes a la mañana a Tucumán", dijo el DT, quien asumió en reemplazo del renunciante Eduardo Domínguez el pasado sábado.

El plantel de Huracán, que sumó su primer triunfo en el torneo, retornará al trabajo mañana por la tarde en el predio La Quemita, a puertas abiertas. Caruso tendrá casi dos semanas disponibles mientras dure el receso por las eliminatorias para trabajar con el grupo y que los jugadores asimilen más en profundidad aquello que en una hora y media de charla técnica previa al partido del lunes último, entregó verbalmente a un plantel que había arrancado mal el campeonato y que ya veía empeorar su promedio. Un tema que estando Caruso Lombardi de por medio, seguramente zanjará...

      Embed


Comentarios Facebook