domingo 4.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
07 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Sociedades Anónimas, la nueva grieta del fútbol

Luciano Bottesi
0
Comentarios
Por Luciano Bottesi


Un congreso de fútbol inició el debate que todavía no se da en la AFA y que marcará el pulso de los próximos meses: el fin de la exclusión para todo aquello que no sea sociedad civil y el blanqueo de capitales privados.

Sociedades Anónimas, la  nueva grieta del fútbol
Foto:

Para la AFA es un tema tabú. Los miembros del comité normalizador no admiten que la figura de las Sociedades Anónimas Deportivas (SAD) vaya a estar presente en el estatuto que elaboran para reemplazar al actual, aunque ponderan su hipotética aparición para que "cada club decida". Es una réplica del discurso del presidente de la Nación, Mauricio Macri, quien se toma revancha de su intento en 1999, que las impulsó cuando era el titular de Boca.

Si en los pasillos de la AFA son rumores, en un congreso de fútbol que se realizó el miércoles y jueves en un hotel de Puerto Madero, el tema se trató sin eufemismos con posturas a favor, en contra y con un único punto en común: la profesionalización de áreas clave con cargos rentados, de dedicación completa.

"El nuevo proyecto (de estatuto) de Super Liga (que se redacta) tiene un artículo que mete a las sociedades anónimas y así no lo voy a firmar. Estoy a favor de la Super Liga, pero no de las sociedades anónimas", indicó el presidente de River, Rodolfo D'Onofrio en su turno de exposición. "Somos una sociedad civil que invirtió 50 millones de pesos en infraestructura: no es verdad que para tener éxito haya que tener una SA", desmintió D'Onofrio. "¿Dónde está demostrado que en España las sociedades anónimas son mejores? Barcelona y Real Madrid son sociedades civiles", comparó.

De eso modo contradijo lo que había sucedido en la jornada anterior, en la que Andrés Fassi, el presidente de Talleres de Córdoba y vice del Pachuca mexicano -club del cual posee acciones- ponderó la tarea desarrollada como dueño en el extranjero y la extrapolación de la experiencia en el club argentino.

Si bien no está permitido, en AFA miran al costado mientras ese y otros clubes como Defensa y Justicia, Arsenal y tantos otros, son manejados con capitales privados.

"No pueden existir clubes que no sean sustentables, se acabó la bondad de la AFA. Tenemos más del 85 por ciento de los clubes con deudas que no se pagarán jamás y si se pagan, habrán sido deudas licuadas", marcó posición Fassi.

Pero también las palabras de D'Onofrio fueron respuesta para las de Javier Zanetti, quien en video conferencia desde Italia -donde es vicepresidente de Inter- abogó sin eufemismos a las empresas por sobre las sociedades civiles. "Las sociedades anónimas son una gran alternativa para los clubes en la Argentina", indicó quien fue capitán de la Selección argentina y uno de los apuntados por la FIFA par formar parte del comité normalizador.

El debate se dio fuera de la AFA, dentro solo se arengan rumores. La semana próximo la Super Liga intentará dar su golpe de gracia pero las sociedades anónimas ya dividen las aguas.


LEA MÁS:
      Embed


Profesionalización de áreas clave, el punto de acuerdo

El caracter amateur de la dirigencia es una contradicción asombrosa en el fútbol extremadamente profesionalizado. Los cargos jerárquicos no son rentados -los presidentes de los clubes no cobran por serlo-, pero muchas entidades optaron por gerenciar áreas sensibles, sin que la aparición de gerencias sean consideradas un paso a la privatización total.

El híbrido aplicado en Talleres fomenta muchas de las tareas de contención de las asociaciones civiles, su modelo de gestión es pro-privatista: el Grupo Pachuca es quien tiene las riendas del club. "Los socios votaron a partir de enero de 2017 que inversionistas hagan un aporte para las obras que necesitamos: estamos transparentando un modelo de gestión", indicó Andrés Fassi.

A mitad de camino entre ese pensamiento y el de evitar las SAD, está Banfield. "Hay que darle al fútbol un marco legal de ingresos de capitales que justamente no permita el ingreso de sociedades anónimas. Yo le vendí a River a un jugador (Iván Rossi) en, para redondear números, tres millones de dólares. Tal vez lo malvendí por las necesidades que tiene el club. Si un inversor me daba dos millones de adelanto de una futura venta, tal vez afrontábamos las necesidades y luego vendíamos mejor", graficó el presidente Eduardo Spinosa.

      Embed





Comentarios Facebook