sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Economía
07 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

China dejó de comprar aceite de soja a la Argentina

0
Comentarios


Si bien no se brindaron razones oficiales, ni del sector ni desde el gobierno, se cree que podría ser en represalia por la demora en la construcción de dos represas. Desde el lado asiático dicen que potenciaron sus fábricas.

China dejó de comprar aceite de soja a la Argentina
Foto:

Las exportaciones de aceite de soja a China se desplomaron 97% en el último año, por lo que el gigante asiático dejó de ser el segundo comprador del producto argentino, confirmaron fuentes oficiales y del sector empresarial.

Según fuentes del mercado, el gobierno chino decidió impulsar sus fábricas de producción de aceites comestibles, por lo que disminuyó casi totalmente sus compras a la Argentina, aunque en menor medida a Brasil y Estados Unidos.

Si bien se desconocen los motivos, en el mercado especulan con que parte de la decisión puede haberse tomado como represalia por la postergación y reformulación de los proyectos para la construcción de las represas Jorge Cepernic y Néstor Kirchner en Santa Cruz, otorgadas por el gobierno de Cristina Kirchner a un consorcio integrado por la corporación china Gezhouba Group Company y Electroingeniería, por U$S 4.714 millones.

Fuentes del Gobierno confirmaron que la baja en la exportación de aceites de soja a China fue del 97 por ciento entre septiembre de 2015 y el mismo mes de este año.

El director ejecutivo de la Cámara Argentino-China, Ernesto Fernández Taboada, dijo que la importación de aceites por parte del gigante asiático se desmoronó debido a la decisión de ese país de privilegiar sus fábricas.

"China está privilegiando la importación de porotos de soja en razón de alimentar sus propias fábricas de aceites y por eso bajó las compras del producto ya manufacturado, y lo seguirá haciendo", dijo Fernández Taboada.

LEAS MÁS:

      Embed

La Argentina exportó 4,6 millones de toneladas de aceite de soja el año pasado, de los cuales el 12% fue a China, país que este año bajó sus compras "prácticamente a nada", expresaron desde la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA).

Entre enero y julio de este año, China importó 279.229 toneladas de aceite de soja, de las cuales la mayor parte se originaron en Brasil (60%) y Ucrania (19%), según un reciente informe de la Consejería Agroindustrial de la Embajada Argentina en China.

En lo que va de 2016, en la Argentina se declararon exportaciones por 4,61 millones de toneladas de aceite de soja por un valor de 3.180 millones de dólares, de lo cual India compró el 53%; Egipto el 10%; Bangladesh el 8%; Perú el 5%; Argelia el 4% e Irán el 3%.

Fernández Taboada coincidió en que la caída de las ventas del producto argentino al país asiático fue del 97 por ciento y, al igual que los voceros de CIARA, dijo que China no dio una explicación oficial.

En medio de los feriados por el aniversario de la creación de la República Popular, diplomáticos chinos evitaron dar precisiones sobre el drástico recorte.

Ante el freno que sufrió el comercio internacional en los últimos años, por el estallido de la crisis financiera global de 2008, China aceleró la reconversión de vastos sectores fabriles, entre ellos el alimenticio. Con más de 1.300 millones de personas que alimentar y un promedio de 10 millones de nacimientos anuales para las próximas décadas, la jerarquía comunista china está concentrada en garantizar la subsistencia de su población.

Según datos del Centro de Información Nacional de Granos y Aceites de China (Cngoic, por sus siglas en inglés), ese país comprará este año unas 85 millones de toneladas de porotos de soja para la producción de alimentos, entre ellos, aceites. China es el mayor comprador mundial de soja, al importar alrededor de dos tercios del volumen comercializado en el nivel mundial: desde 2004, sus compras crecieron en un promedio de cinco millones de toneladas anuales.

Fallo favorable abre camino al biodiesel

La Organización Mundial del Comercio (OMC) ratificó un fallo favorable para la Argentina contra la Unión Europea por los aranceles antidumping que impone el bloque a las importaciones de biocombustible nacional.

La decisión ratificada ahora había sido tomada en marzo y generó expectativas positivas en la industria de biocombustibles local, que nunca pudo recuperarse del golpe que implicaron las restricciones impuestas en el 2013 por el bloque.

La Argentina, uno de los mayores exportadores mundiales de biodiesel, había descrito las medidas de la UE como proteccionistas y dijo que costaron casi 1.600 millones de dólares en ventas perdidas por año.

La UE argumentó que Argentina estaba cometiendo "dumping" al vender su biodiesel por debajo del costo de producción, lo que perjudicaría a los productores del bloque, pero perdió en el dictamen inicial de la OMC emitido en marzo.

Voceros de la Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO) habían explicado que el bloque utilizó un procedimiento permitido por la OMC, pero reemplazó los cálculos reales por costos artificiales para perjudicar a la Argentina. Desde noviembre de 2013 la Unión Europea aplicaba un impuesto de importación promedio de 24,6% al biodiesel de Argentina por considerar que el país vendía ese producto "a pérdida".

Un fallo de la Corte General de Justicia de la Unión Europea del 15 de septiembre anuló los derechos antidumping y eso generó una fuerte expectativa en el sector productor argentino por las posibilidades que abre a futuro.

Ese fallo podría reabrir un mercado de 1.200 millones de dólares anual para los productores locales, que podrían registrar una demanda concentrada en un 90 por ciento en España, país altamente consumidor de estos productos.

Según un informe de KPMG Consultores, en el primer trimestre del año, las ventas externas del biocombustible sumaron 1.850.000 litros, con un valor de unos 140 millones de dólares.

      Embed

Comentarios Facebook