martes 6.12.2016 - Actualizado hace
Salud
09 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

La pregorexia, el mal sale a la luz

0
Comentarios


Es sabido que la alimentación durante el embarazo es fundamental para garantizar una adecuada salud materna y fetal, también que esta anomalía puede surgir durante este período y generar consecuencias de peligro. Entre los antecedentes y la obligación de prevenir.

La pregorexia, el mal sale a la luz
Foto:

La pregorexia es la presentación de un trastorno alimentario durante el embarazo. Es válido aclarar que la pregorexia como la vigorexia o la ortorexia pueden ser diferentes manifestaciones de un trastorno alimentario como anorexia, bulimia o trastornos atípicos. Puede tratarse de un trastorno que haya estado latente y se haga evidente en el embarazo.

Se trataría de un temor obsesivo a aumentar de peso que pone en riesgo de vida a la madre y la del bebe.

La falta de nutrientes ingeridos afecta la placenta, la nutrición y el neurodesarrollo del bebe.

"Según mi experiencia no es de inicio durante el embarazo sino que es un incremento de distorsiones alimentarias y psíquicas previas, como TOC, Depresión, Trastornos de la imagen corporal, embarazo no deseado, conflictos de pareja, entre otros", destaca la doctora Alicia Langellotti (MN 56.157), médica especialista en nutrición, miembro del grupo de trabajo de Trastornos Alimentarios de la Sociedad Argentina de Nutrición.

Es importante tener en cuenta que el desarrollo de un trastorno alimentario puede ser precipitado por el embarazo.

En cuanto a los síntomas, se destaca fundamentalmente el miedo al incremento del peso, quedar con sobrepeso en el post parto. Y esto también dificulta el buen desarrollo de la lactancia.

LEA MÁS:

      Embed

Fuera del embarazo, la anorexia responde en muchos casos a la obsesión por verse flaca. Dentro del embarazo, ¿el motivo que la provoca es el mismo? La especialista responde: "Creo que es así, pero es un concepto reduccionista creer que solo es obsesión por verse flaca, es mucho más grave y difícil de tratar, solo el abordaje interdisciplinario puede detener el deterioro físico y psíquico".

Ya sea que la pregorexia se presenta en mujeres que tuvieron anorexia fuera del embarazo, o bien que, al verse ahora con un cuerpo distinto al habitual, responden no queriendo comer para sostener la delgadez aunque jamás en su vida hayan tenido anorexia, el problema no es solo dejar de comer o comer menos, es mucho más profundo y expresa un conflicto con la femineidad.

Es sabido que la alimentación durante el embarazo es fundamental para garantizar una adecuada salud materna y fetal. Sobre las consecuencias que puede tener la pregorexia para la futura mamá durante la gestación, así como para el feto, Langellotti explica: "Bajo peso al nacer, partos prematuros, abortos espontáneos, hiperémesis gravídica, malformaciones varias puede afectar el neurodesarrollo del bebé, y además se prevén dificultades en el vínculo madre-hijo y en la posterior alimentación del niño".

"En caso de una anorexia nerviosa puede llevar a un cuadro grave de desnutrición que afecta tanto a la madre como al feto. Por lo tanto requiere estricto control obstétrico, son embarazos de alto riesgo. En el caso de bulimia nerviosa el embarazo puede cursar con importantes episodios de vómitos que podrían conducir a deshidratación y desequilibrio electrolítico que pueden comprometer la vida de ambos".

Finalmente, como mensaje a todas aquellas mujeres que han tenido un trastorno alimentario o sospecha del mismo, como también para los familiares, es que "Lo ideal en pacientes con antecedentes de trastornos alimentarios el embarazo sea programado, para realizar un exhaustivo examen médico y psicológico previo al mismo y de esta manera que la paciente llegue al embarazo en las mejores condiciones para evitar futuras complicaciones".

      Embed

Tags

Comentarios Facebook