sábado 10.12.2016 - Actualizado hace
Policiales
09 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Un 25% de los muertos en choques son menores de edad

0
Comentarios


El caso de Julieta López, la chica de 16 años que falleció en un brutal accidente en Caseros, engrosa una alarmante estadística. El exceso de confianza, entre las principales causas.

Un 25% de los muertos en choques son menores de edad
Foto:

La adolescente de 16 años que murió tras salir despedida de la luneta del auto en el que iba con su novio y otro chico, en un choque registrado en una esquina de la localidad de Caseros, pasó a engrosar la luctuosa estadística de jóvenes fallecidos en siniestros viales en nuestro país. Las víctimas fatales en accidentes de tránsito que son menores de edad representan un 25 por ciento del total y si bien no existe un registro sobre las causas que ocasionan estas tragedias, el exceso de velocidad, el conducir alcoholizado y las distracciones por el uso de teléfonos celulares aparecen como los principales motivos de la antesala a la fatalidad.

Aún no había amanecido ayer, cuando a las 5.40, en la esquina de Bonifacini y Perdiguero, en la zona céntrica de Caseros, un Volkswagen Gol chocó con un remís y terminó incrustado contra un poste de luz. A raíz del violento impacto, Julieta López (de 16 años) salió despedida por la luneta trasera del vehículo, en el que regresaba de bailar junto a su novio y un amigo, sufriendo lesiones mortales. Los otros chicos y el chofer del otro coche padecieron golpes de consideración, siendo atendidos por ambulancias y personal policial que se desplazó hacia el lugar de la colisión.

Al margen de las circunstancias del episodio, que los testimonios de los involucrados y las pericias terminarán por esclarecer, la muerte de esta adolescente se inscribe en las escalofriantes cifras de víctimas de siniestros viales, que representan la primera causa de muerte en la Argentina. De ese total, que en los últimos años y de acuerdo a distintas estadísticas (ya se oficiales o asociaciones civiles), casi una cuarta parte corresponde a la franja etaria que va de los 15 a los 24 años.

LEA MÁS:

      Embed

"En nuestro país, las cifras de la Agencia Nacional de Seguridad Vial correspondientes a 2014, indican que murieron 5.279 personas en siniestros viales y de ellos, un 24,34 por ciento tenía entre 15 y 24 años. Es decir, aproximadamente, 1.300 jóvenes murieron en accidentes y esto representa que casa año tenemos el doble de pérdidas humanas que en la guerra de Malvinas", expresó Fabián Ponce, titular del Observatorio Vial Latinoamericano (OVILAM).

No obstante, no se trata de un mal argentino, ya que los hechos de tránsito son la primera causa de muerte a nivel mundial entre los 15 y los 29 años. "Los especialistas a nivel global están trabajando en tratar de evitar semejantes pérdidas, basándose en las causas que las originan, que por cierto, son muchas. De todas maneras, en lo primero que pensamos cuando nos referimos a siniestros viales y jóvenes es en el alcohol". agregó.

Si bien la ingesta de bebidas alcohólicas o drogas puede ser determinante al momento de protagonizar un choque con saldo trágico, según el presidente del OVILAM "está comprobado que hasta aproximadamente los 25 años no se termina de formar por completo en el individuo el sentido del riesgo. Los jóvenes se sienten inmortales y además, piensan que esas cosas a ellos no les van a pasar. Por lo tanto, arriesgan más de la cuenta y no ponderan el riesgo como lo haría un adulto".

LEA MÁS:

      Embed

Sobre el choque que le costó la vida a Julieta López en Caseros, los investigadores tratan de determinar si se trató de una falla mecánica o una mala maniobra del conductor del VW Gol, al que se le efectuó el control de alcoholemia y no habría dado positivo.

Una versión aportada por un vecino apuntó a que alguien desde una camioneta blanca arrojó piedras contra el Volkswagen Gol verde en el que se movilizaban la adolescente, su pareja y el amigo. Al parecer, esto motivó la reacción de los jóvenes, quienes llevados por el impulso, decidieron perseguir a alta velocidad a los agresores para increparlos, hasta que perdieron el control del auto y colisionaron con un remís que venía en la mano contraria.

      Embed



Comentarios Facebook