lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
General
10 | 10 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

Neurolingüística: cuando la palabra también ayuda a sanar

Pablo Quirós
0
Comentarios
Por Pablo Quirós


Impulsor de una forma diferente de trato con el paciente, el doctor Julio Gloazzo está convencido de que el poder de la palabra y el conocimiento de las emociones es clave para la cura de las enfermedades.

Neurolingüística: cuando la palabra también ayuda a sanar
Foto:

Nadie puede dudar que la medicina ha logrado un gran avance en lo tecnológico durante las últimas décadas. Pero no son pocos quienes señalan que estas nuevas posibilidades no siempre han ido de la mano con una actitud más cercana a escuchar al enfermo y poder completar su diagnóstico con el aspecto emocional de quien padece una enfermedad.

Tal vez en esto, y en definitiva, en los orígenes de la medicina, tal como la entendía Hipócrates, su fundador, haya reflexionado el doctor Julio César Gloazzo, titular del área de Reumatología del hospital Presidente Perón de Avellaneda, con una trayectoria de 40 años en ese nosocomio, cuando junto a su colega Juan Pablo Aguirre, titular del servicio de Urología de ese hospital, especialista en Andrología, y otros profesionales, decidió crear un área novedosa en nuestro país e incluso en el mundo, que desde 2010 funciona con el nombre de Medicina Neurolingüística.

El doctor Gloazzo, que tiene 67 años, dedicó toda su vida a la medicina, y explica que "cuando era chico debí vivir la muerte de mi hermano, de 8 años, por meningitis. Quien lo asistió era nuestro pediatra, el doctor Arenstein, y al ver su entrega y su actitud ante los pacientes, sentí que yo quería ser como él, y por eso me dediqué a esta disciplina".

Gloazzo explica que "el objetivo de la Medicina Neurolingüistica se basa no en la medicación sino en la palabra, en la charla con el paciente, y en hacer que a través de la palabra pueda descubrir los aspectos emocionales que influyen en su mal, y a partir de ahí pueda lograr un cambio de actitud" aunque aclara que "nosotros no somos psicólogos, no interpretamos, solo hablamos con el paciente y él solo va intentando abrir la llave para encontrar una solución a su problema".

El consultorio de Medicina Neurolingüística que funciona en el Hospital Pte. Perón desde hace más de seis años, basándose en una técnica llamada Programación Neurolingüística (PNL), brinda servicios gratuitos a los pacientes que se acercan, y se basa, según explica Gloazzo, en la palabra, "y esto no implica que el paciente deba prescindir de los medicamentos, aunque nosotros no medicamos".

El doctor Gloazzo remarca que "muchas enfermedades tienen un motivo emocional, pero la emoción está relacionada con la química. Si a una persona se le muere alguien, ese bajón emocional produce una alteración en su equilibrio hormonal y químico, y como consecuencia, surgen las enfermedades".

Enfatiza que "nosotros, con el doctor Aguirre, iniciamos con el paciente una sesión donde charlamos con él, pero con la idea de que él mismo descubra el origen de su problema, y pueda darse cuenta que no existen las imposibilidades para poder mejorar su estado".

"Lo que hacemos- remarca - es unir los aportes de la PNL con nuestros conocimientos médicos, y de alguna manera lograr que cada paciente se comprometa en su propia cura" y asegura que "en nuestra experiencia, hemos logrado que el paciente disminuya el uso de fármacos, e incluso de analgésicos para mitigar el dolor".

Este padre de dos hijos que también siguieron su profesión, y que también se desempeñó en su especialidad de reumatólogo en el ámbito deportivo, asegura que "en el tratamiento no nos interesa si el paciente tiene cáncer o gripe, pero sí importa que esa persona tenga en su cabeza sanarse como objetivo supremo, y lo hacemos a través de un mecanismo de preguntas que lo lleven a enfrentarse al problema y al desafío de curarse, como el inicio de su recuperación ".

Un libro que amplía la visión de esta especialidad

Todos los conocimientos sobre la técnica de la Programación Neurolingüistica que desarrollan los doctores Gloazzo y Aguirre encontraron un muy buen cauce en la edición del libro "Cuando las palabras también curan", en el que amplían su visión sobre las vías que pueden llevar a un paciente a avanzar en el tratamiento de su enfermedad.y mantener una óptima calidad de vida más allá de sus patologías.

"Cuando hicimos este libro - explica el doctor Gloazzo- pensamos en darles a los médicos una herramienta para introducirse en la disciplina que no gobiernan todos los médicos, pero que deberían, porque entender al otro cuando uno hace medicina es una obligación. Pero también pensamos en los pacientes, para enseñarles un camino". Gloazzo, en su charla con Diario Popular, comentó que "yo descubrí un poco casualmente esta disciplina, cuando llegó a mis manos un trabajo de un amigo sobre el tema, en ese momento no me llamó demasiado la atención, pero a la semana me topé con un anuncio de un instituto de Investigación y lo sentí como una señal. A partir de ahí me cayó la ficha, y me metí con todo en el tema, para buscar cómo aplicarlo a la salud, y eso se refleja en el libro".

Gloazzo está convencido de que "el responsable final de las decisiones que uno toma es la química del cerebro -sostuvo- entonces este libro transita por el cambio de creencias, por el cambio de pensamientos, por el cambio de actitudes; si uno piensa distinto, va a opcionar distinto".

La bendición del papa Francisco

Desde sus inicios, el área de Medicina Neurolingüística creado por el doctor Gloazzo junto al doctor Aguirre, que atiende todos los viernes en el hospital de Anatole France al 700 de Avellaneda, generó una serie de reconocimientos importantes. La Cámara de Diputados bonaerense la consideró de interés general y tuvo apoyo del Concejo de ATE en Avellaneda.

Pero quizás la mayor satisfacción para este profesional haya sido lograr la bendición especial obtenida por parte del Papa Francisco, al poco tiempo de asumir su cargo. Al respecto, Gloazzo detalló que "yo le había hecho llegar cartas y artículos sobre el tema, y por intermedio de monseñor Ferrari, capellán de la Fuerzas Armadas, el doctor Aguirre pudo ir a verlo".

Allí, el Papa otorgó su bendición especial a pacientes y profesionales del Servicio de Medicina Neurolingüística, remarcando que "rezaba de un modo especial por los enfermos y el grupo de médicos", lo que, para este abnegado médico, implicó una satisfacción tan inmensa como el servicio que presta a sus pacientes.

      Embed




Comentarios Facebook